El Comercio

Arcelor espera colocar su nuevo carril en Italia, Francia, Suiza y Reino Unido

Una de las tres cajas de laminación instaladas en el tren de carril de la factoría gijonesa de ArcelorMittal.
Una de las tres cajas de laminación instaladas en el tren de carril de la factoría gijonesa de ArcelorMittal. / E. C.
  • El grupo trabajará con las empresas ferroviarias de estos países para facilitar el transporte de las piezas de 108 metros

El próximo verano, si se cumple el calendario, del tren de carril de Gijón de Arcelor empezarán a salir piezas de 108 metros, frente a los 90 actuales. Es una diferencia de 18 metros que conlleva sus problemas logísticos, pero que supone grandes ventajas a la hora de construir nuevas vías férreas, ya que se reduce el número de soldaduras lo que baja los costes y mejora los niveles de seguridad. La planta asturiana no se cierra a ningún mercado, prueba de ello es que se ha convertido en proveedor en exclusiva de una nueva línea del metro de Sidney (Australia), pero con la remodelación de la instalación espera reforzar su peso en España, donde ya es líder indiscutible, y acceder a mercados en los que, actualmente, o apenas tenía presencia o no había entrado. Sobre todo ha puesto el ojo en Francia, Italia, Reino Unido y Suiza.

Más allá de los trabajos que se vienen ejecutando en el tren de carril desde inicios de año, la colocación en el último mes de tres nuevas cajas universales de laminación o la instalación del enfriadero, prevista para verano de 2017, Arcelor también se prepara para suministrar esos carriles de mayor longitud. A nivel interno se están adaptando las instalaciones para las nuevas medidas y también se han realizado pruebas de traslados fuera de la factoría con carriles soldados para comprobar que es posible el porte a los clientes, ensayos que han sido satisfactorios, pero que requieren algunos cambios. En el caso de las piezas que salgan por ferrocarril, será necesario, por ejemplo, ajustes en los tipos de vagón.

No obstante, las salidas principales se realizarán a través del puerto de El Musel y, más allá de España, también habrá que pensar en el transporte. En ese momento se encuentra la multinacional, que va a trabajar con las empresas ferroviarias de los países en los que aspira a abrir mercado para facilitar los traslados.

No obstante, la longitud de estos carriles no es una novedad en Europa. La planta de ArcelorMittal de Dabrowa Gornicza, en Polonia, expide sin problemas piezas de 120 metros. Es una de las pocas factorías del mundo capaces de alcanzar ese tamaño.

La multinacional acaba de renovar hasta 2018 su contrato de suministro con Deutsche Bahn, el administrador ferroviario de Alemania, lo que supondrá una producción adicional de 147.000 toneladas que se repartirán entre las plantas de Polonia y Gijón, y desde este mes ya está suministrando desde Dabrowa Gornicza 1.200 toneladas de carril de 120 metros para renovar 20 kilómetros de vía férrea entre Rostock and Wismar, en lo que era Alemania del Este.

«Compramos productos y servicios de acuerdo con los criterios técnicos y comerciales, especialmente de calidad, logística y costes», subrayó en el anuncio del contrato Uwe Günther, jefe de adquisiciones de Deutsche Bahn.

Mejor calidad

El tren de carril de Arcelor en Gijón, en el que se están invirtiendo 24 millones de euros, se queda este año en sus 90 metros, pero cuenta con otras ventajas con respecto al de 120 metros polaco. Las nuevas cajas de laminación mejoran la calidad de las superficies y, al ser universales, presentan una tolerancia mayor a distintas dimensiones y formatos. Además, las tres cajas, cuyo cometido es laminar el 'bloom' procedente de la acería de Gijón e ir dando forma al carril, permiten un proceso más eficiente y menor consumo de rodillos de laminación con lo que se mejora el rendimiento y se reducen los costes.

Cuando el próximo verano se culmine la obra con la instalación del enfriadero, la planta gijonesa será capaz de producir piezas de 108 metros que, además de presentar una calidad mayor que la de sus competidores, superará en longitud a muchos de ellos y se acercará a las barras de 120 metros de la factoría de Polonia, un avance que hará el tren de carril gijonés «único» en la compañía y que permitirá «situar a esta instalación al nivel de los mejores suministradores del mundo», según Arcelor.