El Comercio

Esfuerzo de coordinación y un carné por puntos de seguridad

Algunos días, los empleados de subcontratas que trabajarán en las obras en la LDIII llegarán al millar, incluso podrían superar esa cifra, aunque de media serán unos 550 operarios los que acudan cada jornada al tajo. Esto supondrá un importante esfuerzo de coordinación para Arcelor y para las 18 subcontratas que colaboren en las obras. Antes de que comiencen las tareas se ha elaborado un plan de seguridad específico que incluye que todos los trabajadores pasen un curso de seguridad y superen un test. Durante estos días ya se han desarrollado actividades formativas que continuarán la próxima semana, a medida que se vayan incorporando nuevos trabajadores.

Además, la acería estará sectorizada y dividida mediante tornos, de tal forma que los operarios solo puedan desplazarse por las instalaciones para las que tienen permiso. Un código en su casco será la llave de entrada a una u otra zona. Asimismo, los empleados contarán con un pasaporte de seguridad, una especie de carné por puntos que recogerá si cometen algún tipo de infracción o imprudencia.