El Comercio

El nuevo puente grúa instalado en la 'nave de acero' de la LDIII y que se incluye en este paquete de inversiones.
El nuevo puente grúa instalado en la 'nave de acero' de la LDIII y que se incluye en este paquete de inversiones. / E. C.

La caída de la producción por las obras en las plantas de Arcelor se mitigará con stocks

  • Las instalaciones asturianas trabajarán a medio gas hasta el 15 de diciembre por las reformas en la LDIII, que comienzan hoy, y en los hornos altos de Gijón

No habrá récord de producción en el cuarto trimestre de 2016 para las factorías asturianas de Arcelor, ni se le espera. Las obras que se acometerán en las instalaciones de la multinacional en la región provocarán una caída importante de la actividad, algo para lo que ya se ha preparado la compañía. Aunque prefiere no dar cifras, el gigante siderúrgico ha hecho acopio de material durante los últimos meses para que sus pedidos no se resientan y satisfacer la demanda de sus clientes.

Los trabajos de remodelación en la acería LDIII y en los hornos altos de Gijón tendrán un impacto directo en la actividad. De hecho, durante nueve días la acería situada en Tabaza estará completamente parada para acometer las reformas, mientras que, algo más de dos meses, trabajará solo con una máquina de colada y un convertidor. La ralentización de la actividad en esta factoría se aprovechará en la de Gijón para sustituir los conductos de refrigeración de los dos hornos altos, primero el 'A' y, posteriormente, el 'B'. Cada uno estará parado 25 días, por lo que la capacidad de producción de su conjunto se verá reducida a la mitad durante más de mes y medio.

La reforma en la LDIII, que supondrá una inversión de unos 60 millones de euros, comienza oficialmente hoy con la parada del convertidor y la máquina de colada continua que serán actualizados, pero durante las últimas semanas ya se han realizado importantes trabajos previos. En los terrenos exteriores a la planta se han montado elementos de la máquina de colada, a la que se le cambiará su actual molde curvo por uno vertical. Además, se transformará parte del camino de rodillos para que también sea vertical. Con esta operación se ganará en productividad y en calidad del acero. Asimismo, se ha procedido a montar el sistema de captación de gases del convertidor y su nueva vasija ya se encuentra en el interior de la nave, lista para cuando pueda ser instalada. En el convertidor también se cambiará el anillo de soporte y se le colocará una nueva caldera.

El objetivo es no perder tiempo. No obstante, para que se inicien directamente los trabajos sobre la máquina de colada y el convertidor tendrán que pasar aún algunos días, ya que deben garantizarse las condiciones de seguridad y, entre ellas, hay que esperar a que se enfríen, lo que llevará varias jornadas. En la parada de noviembre se aprovechará también para cambiar las vías carrileras por las que se mueven los puentes grúa. Precisamente, se ha instalado uno nuevo recientemente .

Por estas obras, solo en la LDIII trabajarán de media cada día 550 operarios de 18 subcontratas, una cifra que podría superar el millar en los picos de actividad.