El Comercio

Especialistas del mercado futuro

Alberto González, Ángela Pumariega, Jacobo Cosmen, José Luis Cobo, Andrés Menéndez, Juan Carlos Campo y Eva Ledo, ayer, en una de las mesas redondas organizadas por GAM.
Alberto González, Ángela Pumariega, Jacobo Cosmen, José Luis Cobo, Andrés Menéndez, Juan Carlos Campo y Eva Ledo, ayer, en una de las mesas redondas organizadas por GAM. / SUSANA SAN MARTÍN
  • GAM aborda el debate sobre los nuevos perfiles profesionales que exigen las empresas

«¿Necesitamos especialistas? ¿Alguien sabe qué hay que saber?». Dos preguntas sobre las necesidades del mercado laboral del presente y del futuro que docentes y empresarios trataron de responder ayer, en una de las mesas redondas que GAM organiza con motivo de la celebración de la I Feria de la Maquinaria. Desde puntos de vista que en principio podrían parecer enfrentados, ambos colectivos coincidieron en señalar que lo realmente urgente es el acercamiento de posturas. «No se trata de que el sistema de formación sea bueno o malo, sino de la falta de acuerdo entre nosotros para que todo funcione bien», resumía el director general de Fade, Alberto González.

En su opinión, la sociedad no es capaz de recoger, de manera «rápida y eficaz» las necesidades de las empresas. El sistema formativo, dijo, «tarda mucho en reaccionar a los cambios». Así que la solución pasa por «arriesgarnos, hablar más y copiar de manera creativa y eficaz qué es lo que se hace en otros sitios».

En la misma línea, el presidente de ALSA, Jacobo Cosmen, explicó que su compañía se enfrenta hoy a «retos, oportunidades y negocios nuevos», que exigen mucho más que «un buen autobús y un buen conductor». Entra en juego el big data, el análisis y la comprensión de datos, esencial para «diferenciarnos y hablar de tú a tú con el cliente». Porque tener en plantilla a «directivos y mandos intermedios con vocación de empresarios nos ayuda a identificar oportunidades, a mejorar nuestra relación con los clientes y a encontrar nuevos negocios», reconoció.

Quizá por eso, porque la crisis ha acelerado la transformación del mercado laboral «al que ahora tenemos que adaptarnos», el director territorial de Randstad prevé de aquí a 2020 un significativo aumento de la demanda de STEM (término que se refiere, por sus siglas en inglés, a los científicos, técnicos, ingenieros y matemáticos). «Debemos animar a los estudiantes y decirles que ahí hay una gran oportunidad», instó.

El director de la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón, Juan Carlos Campo, reconoció que la situación es «mejorable, pero se mantiene en un nivel razonable». La formación universitaria española, aseveró, «no tiene que tener complejos» y, aunque también abogó por la mejora de comunicación con las compañías, animó a los empresarios a «aprovechar» a los alumnos en prácticas, en vez de verlos «en muchas ocasiones como una molestia».

La jefa de Servicio de Formación Profesional y Enseñanzas Profesionales, Eva Ledo, también defendió las bondades del sistema, que hace que Asturias presente la segunda tasa de titulados de grado medio en el país. En cuanto al grado superior, apuntó, Formación Profesional sumó este año 4.300 matrículas en la región. Dicho concedió a todos los miembros de la mesa, «tenemos que hablar y poner en común».