El Comercio

Duro lidera el consorcio que se ha adjudicado un proyecto de 269 millones en Rumanía

  • Al grupo asturiano le corresponden 172 millones de un contrato que supone la primera gran obra de DF Energy en Europa del Este

Duro Felguera no quiere más sorpresas negativas con sus nuevos contratos y, desde hace un año, su objetivo es lograr proyectos con riesgos mínimos y en los que la seguridad económica esté muy atada. Después de la experiencia negativa en Roy Hill (Australia), Termocentro (Venezuela) y Vuelta de Obligado (Argentina), en los que adjudicaciones aparentemente muy golosas se convirtieron en auténticas pesadillas, el grupo asturiano de ingeniería y bienes de equipo está transformando su cartera de negocio hacia mercados más fiables y con obras de bajo riesgo. Ambos criterios se cumplen en el caso del proyecto firmado el lunes en Rumanía. Duro Felguera se ha adjudicado en consorcio con la empresa local Romelectro la construcción bajo la modalidad de llave en mano de un ciclo combinado de 430 MW para la localidad de Iernut. El cliente es la compañía Romgaz, participada en un 70% por el estado rumano, para el que supone una de las mayores inversiones en la producción de energía eléctrica desde 1990.

El grupo asturiano, que hoy presentará sus resultados del tercer trimestre, abordará la obra a través de su línea de energía -DF Energy- y se encargará de la ingeniería básica y de detalle, el suministro del equipamiento principal, la supervisión de obra, el montaje de las turbinas de gas y vapor y la puesta en marcha de la instalación. En total, del contrato le corresponden 172 millones de euros.

El proyecto cuenta con un plazo de ejecución de 36 meses y está pendiente de recibir la orden de inicio de los trabajos, en principio prevista para el próximo mes de enero.

La compañía asturiana, que liderará el consorcio, destaca que esta es una gran oportunidad para poner en valor las mejoras implantadas y consolidar la empresa «en un mercado prometedor, complementario a su tradicional liderazgo en Latinoamérica».

Duro Felguera, que actualmente tiene sus principales proyectos en ejecución en Chile, Perú, México y Argelia, ha reforzado en los últimos tiempos su departamento jurídico y realizado cambios en el equipo directivo con el objetivo de que no se repitan los problemas que ha sufrido en Venezuela, Argentina y Australia. Estos contratos, debido a problemas que incluyen impagos millonarios, una inflación disparada o la ejecución de avales dudosos, han provocado un agujero en la caja del grupo que le ha obligado a intentar renegociar con la banca el vencimiento de su deuda a corto plazo. Mientras, la empresa intenta salir victoriosa de varios conflictos jurídicos y arbitrajes para cobrar los más de 300 millones que se le adeudan.