El Comercio

Telecable alcanza un acuerdo con Telefónica para acceder a su red de tecnología móvil

  • La operadora asturiana, que sustituye a Vodafone, prevé trasladar a sus clientes el nuevo sistema en el primer semestre de 2017

La asturiana Telecable cambiará de proveedor mayorista de red móvil. Su matriz Zegona anunció ayer que ha cerrado un acuerdo con Telefónica para utilizar su red de tecnología móvil, incluidos los servicios de 4G. El nuevo acuerdo con la gigante española sustituye al existente con Vodafone, y posibilitará a Telecable el acceso a las últimas tecnologías móviles «en términos muy atractivos» y ofrecer «mejores servicios de datos móviles a sus clientes». La compañía espera trasladar a todos sus clientes al nuevo sistema durante los primeros seis meses de 2017.

El acuerdo «crea una asociación a largo plazo entre Telecable y Telefónica, y su innovadora estructura asegura que Telecable podrá ofrecer a sus clientes mejoras del servicio a medida que crece la demanda por datos móviles», según explica Zegona en una nota de prensa.

El mayor acceso a servicios de móvil es una parte fundamental de la estrategia de Zegona para mejorar la rentabilidad y la capacidad operativa de Telecable, tras adquirirla hace poco más de un año.

El acuerdo con Telefónica permitirá a la asturiana crecer en el sector de móviles «y mejorar la oferta a sus clientes protegiendo los márgenes», apunta el fondo británico, fundado el año pasado por los exdirectivos de Virgin Media Eamonn O'Hare y Robert Samuelson.

Oportunidad de crecimiento

«Este innovador acuerdo, con su rediseño económico, da a Telecable acceso a la red de móvil de más alta calidad de España y nos permite ofrecer a nuestros clientes un servicio de móvil líder en el mercado, incluyendo datos de 4G de alta velocidad», declaró O'Hare.

«Estamos contentos de la oportunidad que esto genera para que Telecable pueda acelerar el crecimiento de su negocio al mismo tiempo que mejora su rendimiento financiero», añadió.

El grupo británico completó el proceso de compra de la operadora asturiana en agosto de 2015 por unos 640 millones de euros. Con esta compra, la operadora iniciaba una nueva etapa con presencia activa en el mercado bursátil, con más recursos para ampliar y mejorar los servicios que ofrece a sus clientes. Prueba de ello son los resultados hechos públicos desde entonces.

En enero Zegona anunció que Telecable logró en el último trimestre de 2015 su mejor rendimiento del lustro y en junio de este año informó de que en el primer trimestre de 2016 había registrado un incremento en su facturación de un 5,7% con respecto a 2015, el mayor aumento en seis años. El ebitda de Telecable (resultado antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) también creció en ese periodo, en este caso un 3,7% hasta los 8,8 millones.

Operación frustrada

En el mismo periodo también hubo algún que otro revés, como la compra frustrada por parte del fondo de capital riesgo de Yoigo, una operación que hubiera permitido a Telecable ganar tamaño y sinergias.

La firma británica perdió en su puja por el cuarto operador de telefonía móvil del país, frente al grupo español MásMóvil, que adquirió Yoigo por un importe de 612 millones de euros. Zegona partía con ventaja en la operación. Primero consiguió el compromiso de negociar en exclusividad la transacción, y después llegó incluso a cerrar un pacto con el máximo accionista, el grupo sueco TeliaSonera, que contaba con el 76,5% del capital. La oferta de Zegona rondaba los 550 millones de euros y venía avalada también por un acuerdo de itinerancia con Telefónica. No fue suficiente. En junio, los propietarios de Yoigo retiraron la exclusividad en las negociaciones y anunciaron que Zegona tenía competencia en la puja. MásMóvil presentó una oferta superior y ganó.