El Comercio

Arcelor gana 1.251 millones hasta septiembre tras subir sus precios y optimizar sus costes

Carril asimétrico de cabeza endurecida fabricado en Gijón.
Carril asimétrico de cabeza endurecida fabricado en Gijón. / E. C.
  • Mittal anticipa peores resultados a final de año por el encarecimiento del carbón y la competencia del acero chino

ArcelorMittal mantiene la buena racha con la que comenzó el presente año. Después de un 2015 marcado por la crisis y las dificultades, el grupo siderúrgico ha conseguido dejar atrás las pérdidas y dar la vuelta a los resultados. De enero a septiembre ha logrado un beneficio neto de 1.251 millones de euros, frente a las pérdidas de 1.145 millones de euros registradas en el mismo periodo del año anterior. No obstante, el presidente de la mayor multinacional del acero del mundo, Lakshmi Mittal, ha querido advertir desde ya que el último trimestre del año empeorará las cuentas por el encarecimiento del carbón y la competencia del acero chino. Sus manifestaciones tuvieron eco en el Ibex 35, donde el grupo cayó un 4,47%, la mayor caída de los valores bursátiles de la jornada.

Estrategia de clúster

Los buenos resultados obtenidos hasta la fecha se explican, en gran parte, por un entorno más favorable para el gigante del acero, que le ha permitido subir los precios, y por sus estrategias de reducción de costes, incluidas en el programa de optimización denominado 'Action 2020', que tiene como objetivo impulsar la rentabilidad y generar un Ebidta adicional de 3.000 millones de dólares. En Europa, este programa de transformación afecta a la estructura de costes, a la cadena de producción y a la reorganización de las plantas en clústeres (se trata de que las plantas satélite transfieran recursos y procesos a las centrales). En lo concerniente al Principado, Gijón y Avilés se han convertido en las cabeceras del 'clúster Asturias', en el que están integradas plantas acabadoras de País Vasco (Etxebarri), Navarra (Lesaca) y Valencia (Sagunto).

Además, los resultados del grupo siderúrgico reflejan un impacto positivo extraordinario de 756 millones de euros relacionado con los cambios en las prestaciones de los trabajadores en Estados Unidos, en contraste con el impacto negativo no recurrente de 479 millones de euros un año antes por la amortización de inventarios. Asimismo, en los nueve primeros meses del año, la compañía asumió un impacto negativo de 44,5 millones de euros por la venta de ArcelorMittal Zaragoza.

Las ventas del grupo siderúrgico entre enero y septiembre sumaron 38.786 millones de euros, un 14% menos que un año antes. Ahí se percibe que la demanda apenas creció. En concreto, en Europa lo hizo en apenas un 1%.

En el tercer trimestre del año, la compañía obtuvo un beneficio neto atribuido de 680 millones de dólares (618 millones de euros), frente a las pérdidas de 711 millones de dólares (646 millones de euros) en el mismo trimestre de 2015, mientras las ventas bajaron un 6,8%, hasta 14.523 millones de dólares (13.203 millones de euros).

La deuda neta de ArcelorMittal al cierre del tercer trimestre alcanzaba los 12.200 millones de dólares (11.091 millones de euros), frente a los 12.700 millones de dólares (11.545 millones de euros) a 30 de junio de 2016 y un total de 16.800 millones de dólares (15.272 millones de euros) un año antes.

«Nuestros resultados del tercer trimestre reflejan los progresos de la compañía en mejorar el resultado subyacente de su negocio, así como las mejores condiciones de los mercados desde el comienzo del año», destacó ayer el presidente y consejero delegado de ArcelorMittal, Lakshmi Mittal.

No obstante, el máximo dirigente de ArcelorMittal advirtió de que, a pesar de la estabilidad de la demanda, la compañía se verá afectada por el inesperado y significativo incremento de los precios del carbón. «Aunque las expectativas apuntan a que los precios del acero se alinearán con el aumento de costes, mientras tanto el mayor precio del carbón afectará los diferenciales del acero y el resultado del cuarto trimestre».

Asimismo, el presidente de la siderúrgica expresó la persistente preocupación por el exceso de capacidad, lo que refuerza la importancia de una amplia respuesta comercial que minimice el impacto de prácticas comerciales desleales, como el 'dumping' del acero chino.

Marcha en Bruselas

Los resultados de ArcelorMittal se conocen la víspera en que está previsto que miles de trabajadores siderúrgicos salgan a las calles de Bruselas para exigir que la Unión Europea tome medidas para detener el deterioro que está experimentando su sector. Los trabajadores quieren presionar a la UE para que proteja la industria siderúrgica dentro de sus fronteras. Antes de comenzar la crisis financiera, la industria siderúrgica empleaba a más de 400.000 trabajadores en Europa. En los últimos cinco años, esta cifra se ha reducido, llegando a 330.000.

Marchando bajo el lema 'No hay Europa sin acero', los sindicatos exigirán que se ponga fin al dumping del acero chino a bajo precio en el mercado europeo.