El Comercio

La subasta eléctrica aumenta de ocho a diez los bloques a los que opta Alcoa

La subasta eléctrica aumenta de ocho a diez los bloques a los que opta Alcoa

  • La puja, que se celebrará en Madrid entre el 14 y 17 de noviembre, es crucial para asegurar la viabilidad de la planta avilesina de la multinacional

Ya había fecha para la subasta del servicio de interrumpibilidad de la temporada 2017, que se celebrará en Madrid entre el 14 y 18 de noviembre, y desde ayer también se conoce que las empresas podrán pujar por diez bloques de 90 megavatios, dos más que en la convocatoria del año pasado, según anunció la Secretaria de Estado de Energía a través de Red Eléctrica Española. Alcoa, ArcelorMittal y Asturiana de Zinc (AZSA), las multinacionales implantadas en el Principado, ya han confirmado su presencia en la puja que permite que las compañías electrointensivas sean compensadas a cambio de cortar su suministro en caso de que sea necesario. El hecho de que haya dos bloques más a los que optar en esta nueva subasta dibuja un mejor escenario para las empresas asturianas y es crucial para la planta aluminera de San Balandrán, en un contexto marcado por la incertidumbre sobre su posible venta.

La interrumpibilidad es una herramienta de gestión de la demanda que aporta flexibilidad y respuesta rápida para la operación del sistema ante situaciones de desequilibrio entre generación y demanda. Este servicio se activa en respuesta a una orden de reducción de potencia dada por Red Eléctrica a los grandes consumidores que sean proveedores de este servicio, principalmente, la gran industria. Según la resolución del Ministerio de Energía, finalmente se sacarán a subasta 10 bloques de 90 megavatios (MW), que suman 900 MW, y 340 bloques de 5 MW, que alcanzan los 1.700 MW.

Precio de salida

Según el documento que ya salió publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), el precio de salida para cada megavatio del bloque de 5 MW será de 160.000 euros, un 20% inferior a los 200.000 de hace un año. En el caso de los bloques de 90 MW, la cantidad asignada también es inferior, 310.000 euros, 30.000 menos que en la puja de 2015 -casi un 9% menos-, cuando fueron 340.000.

En la convocatoria del año pasado, participaron en la puja 131 plantas. A falta de saber cuántas empresas están certificadas para la próxima subasta, la ampliación del número de bloques de 90 MW, demandada en las últimas semanas por organizaciones sindicales y políticas en el Principado, mejora las expectativas. Aún se desconoce si en la nueva puja están certificadas el mismo número de empresas -en la convocatoria del año pasado, participaron en la puja 131 plantas-, en cuyo caso Alcoa tendría más opciones.

El presidente del comité de empresa de Alcoa Avilés, José Manuel Gómez de la Uz, de CC OO, expuso ayer que, en caso de que sean las mismas empresas, se abriría la opción de lograr un bloque de 90 MW, «que no es del todo suficiente, pero sí sería lo mínimo para ser rentables». Por otro lado, Gómez de la Uz confía en que «Alcoa se comporte como debe de comportarse para que reparta los bloques que obtenga entre las tres fábricas españolas».

Amenaza de cierre

La subasta anterior, celebrada a finales de 2014, levantó ampollas entre las grandes empresas, especialmente de Alcoa, que llegó a amenazar con despedir a 800 empleados de dos plantas, entre ellas la avilesina, si no se le concedían más bonificaciones por el servicio de interrumpibilidad. El Ejecutivo cedió y convocó una nueva subasta. Sin embargo, el futuro no se despejó. El año pasado la multinacional no salió bien parada en la puja, al no lograr ningún bloque de 90 MW para Asturias y quedarse con solo 22 de 5 MW.

El Gobierno del Principado cifró la pérdida de la compañía en la subasta en 12 millones de euros con respecto al ejercicio anterior y, en el caso concreto de la planta de Avilés, en más de un millón de euros. Esta vez la empresa llega al proceso enmarcada en un contexto de posible venta.

El grupo Atlas Holding ha mostrado su interés en los últimos meses por adquirir las factorías de Avilés, La Coruña y San Ciprián.

Las plantillas de Alcoa, tanto en Asturias como en Galicia, están más pendientes que nunca de esta nueva subasta y del resultado de la misma.