El Comercio

TSK prevé superar este año los mil millones de ventas tras crecer un 32% durante 2016

La planta termosolar que TSK está desarrollando en Israel, de 110 megavatios de potencia.
La planta termosolar que TSK está desarrollando en Israel, de 110 megavatios de potencia.
  • La compañía asturiana gana 22 millones de enero a marzo y dispone de una cartera de pedidos por 2.200 millones

TSK cerró 2016, año de su trigésimo aniversario, con un incremento de las ventas respecto al ejercicio anterior del 32%, hasta alcanzar los 977 millones de euros. El beneficio antes de impuestos llegó a los 74 millones. Y la compañía gijonesa proyecta seguir creciendo en ventas este mismo año, manteniendo sus márgenes. Sus previsiones son las de alcanzar los 1.000 millones de euros, un 10% más.

Esas proyecciones se fundamentan en los buenos datos de este primer trimestre del año en curso, en el que las ventas alcanzaron los 252 millones, lo que supone un 12% más que el mismo periodo de 2016, y el beneficio antes de impuestos ha sido de 20 millones, con un margen del 8%, un porcentaje muy por encima de la media del sector. Con una cartera de 2.200 millones de euros, TSK tiene adjudicados contratos por un importe de 338 millones. Además, cuenta con un sólido balance con una posición de tesorería de 350 millones y unos fondos propios de 375 millones. De enero a marzo, el beneficio de explotación llega a los 22 millones.

Las cifras marean. ¿La clave de su éxito? Una de las principales fortalezas de TSK es la diversificación de su cartera, tanto por mercado como por sectores. Quizá esa sea la principal razón por la que la compañía ha multiplicado por 12 las ventas en la última década. Y ese aumento ha ido acompañado también por un crecimiento de la plantilla, que se ha visto multiplicado por cuatro, hasta alcanzar los 1.010 trabajadores.

En estos 31 años, el grupo asturiano se ha convertido en una de las mayores empresas de ingeniería y construcción industrial en España y en una de las empresas líderes en sectores como energía, handling o infraestructuras eléctricas, donde está especializada en subestaciones, así como en plantas termosolares y fotovoltaicas, plantas híbridas solar-gas, ciclos combinados, cogeneración, parques eólicos, centrales hidráulicas y plantas de biomasa, con la participación en proyectos en diferentes modalidades, que en su conjunto superan los 12.000 MW instalados.

En lo que se refiere a la industria está presente en sector de la siderurgia, cemento, minería, azúcar y fertilizantes. Tras la adquisición de la ingeniería Omega en 2015, TSK está muy activa en el sector del azúcar donde actualmente está ejecutando una refinería en Arabia Saudi por más de 200 millones de euros. Además, tras la adquisición en 2016 de la Intecsa Oil&Gas, la empresa oferta proyectos para estaciones de compresión y plantas de regasificación principalmente en África y Asia.

TSK está presente en cerca de una treintena de países -el 97% de sus ventas son internacionales- . Una de las últimas obras adjudicadas es la del mayor complejo solar de Kuwait. En Jornania, trabaja en la construcción de una planta fotovoltaica de 120 megavatios, el mayor proyecto de renovables del país y una de las tres mayores plantas solares de Oriente Medio. Y en Bolivia, entre otros destinos, ejecuta dos plantas de ciclo combinado. Se trata de uno de los proyectos más importantes de generación de América Latina.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate