300.000 euros de inversión para ganar competitividad en el tren de chapa

NOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

La dirección de Arcelor y los sindicatos firmaron ayer un acuerdo para la primera reorganización del tren de chapa de Gijón, la instalación más amenazada por sus malos resultados y las exigencias de desinversión de la UE ante la compra de Ilva. Se trata de una medida de tipo menor, que se remonta al 26 de septiembre de 2017, cuando se llegó a un preacuerdo para la implantación de automatizaciones que permitieran la supresión del puesto de 'ayudante hornos/depuradora', lo que significa la eliminación de cinco empleos, uno por turno. Una vez finalizada la fase de implantación de las mejoras tecnológicas, que supondrán una inversión de unos 300.000 euros, y dar por terminado el proceso de formación asociado, la compañía y UGT, CC OO y USO refrendaron el acuerdo, que supondrá también el aumento de la retribución en un grado en los puestos resultantes. No obstante, las decisiones de mayor calado están aún por tomar. Mañana ambas partes se volverán a reunir para ver qué medidas se pueden adoptar para que el tren de chapa recupere su competitividad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos