Acacio Rodríguez, nuevo presidente de Duro Felguera

A la izquierda, Ángel Antonio del Valle y a la derecha, Acacio Rodríguez./E. C.
A la izquierda, Ángel Antonio del Valle y a la derecha, Acacio Rodríguez. / E. C.

Sustituye al dimitido Ángel Antonio del Valle

SUSANA BAQUEDANOGijón

Acacio Rodríguez ha sido nombrado presidente de Duro Felguera, tras la dimisión de Ángel Antonio del Valle. Nacido en la montaña leonesa, en Robles de la Valcueva (1949), este ingeniero químico industrial y Master en Business Administration se encargó de pilotar la dura reconversión siderúrgica de los años 90 y ahora le tocará pilotar la reactivación de Duro Felguera. Quienes trabajaron con él en los tiempos de la Corporación Siderúrgica Integral (CSI) –hoy ArcelorMittal- destacan que era un ejecutivo «racional», cuya «cabeza funcionaba como un ordenador» y que hacía que lo complejo pareciera fácil. «Tiene el arte de simplificar los grandes problemas», resumen.

Según consta en su currículum de la página web de Duro Felguera, se incorporó a su Consejo de Administración el 25 de mayo de 2005 y fue reelegido por la Junta General de Accionistas el 22 de junio de 2017.

Inició su vida laboral en Ford España en el área de Ingeniería primero y después en la de Control Financiero. Pasó por las plantas de la compañía en Valencia, Gran Bretaña, Alemania y, por último, la de Burdeos, en Francia. También trabajó como director general en la planta de Fujitsu en España, una fábrica de ordenadores que daba pérdidas, pero tras someterla a una reestructuración, Acacio Rodríguez la sacó adelante devolviéndola a la senda de los beneficios.

Tras esta última experiencia, recibió una propuesta para implicarse de lleno en una de las 'empresas-problema' del sector público: Pegaso. En 1984, se incorpora como consejero delegado y diseña un plan de modernización y reestructuración que incluía importantes inversiones. Durante una primera fase dedicó todo el tiempo a la conceptualización industrialista, que estaba muy abandonada. Implantó el sistema de robotización en la factoría y puso en marcha nuevos métodos estadísticos.

Cuando el entonces ministro de Industria, Claudio Aranzadi, y José Manuel Hermoso, presidente de la entonces Corporación Siderúrgica Integral (CSI, fueron a 'fichar' a Acacio Rodríguez, el mensaje que le trasmitieron era claro: que hiciera lo que había hecho en Pegaso. Tenían el encargo del Gobierno de Felipe González de hacer una siderurgia viable y competitiva.

Acacio aceptó el reto. Se incorporó a la siderúrgica como consejero delegado de la CSI, lo que incluía dirigir el Plan de Competitividad y Reestructuración. Para ello, se hizo acompañar de dos directores técnicos, uno de Ensidesa, y otro de AHV, Humberto Hurtado y Nicolás Uribarrri, respectivamente. Este equipo consumiría centenares de horas de negociación con los representantes sindicales en el Parador de Tordesillas, hasta que pudieron diseñar un gran plan con tres grandes capítulos: reconversión laboral, con más de 25.000 trabajadores prejubilados, plan de inversiones y procesos productivos en las diferentes plantas. Fue el conocido como el Plan del 92 y supuso la ardua tarea de integrar dos empresas como Ensidesa y Altos Hornos de Vizcaya, que hasta entonces habían sido competidoras, incluyendo su salida a Bolsa.

Además de consejero –desde hoy ya presidente- de Duro Felguera, Acacio Rodríguez es también miembro del Consejo Rector de la Universidad de Mississipi en Europa y de la American Management Association. Asimismo dirige Unilog Consultores Industriales, dirigida a asesorar en los sectores siderúrgicos, metalúrgicos y de energías renovables a instituciones, propietarios e inversores de diversos países. Como Consultor Industrial de la Unión Europea ha participado en las negociaciones de Eslovenia, Rusia, Rumanía, Bulgaria y otros países con la Unión Europea. Actualmente, además es consejero de TM&M Ltd. (UK), Dogi International Fabrics.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos