Acciona negocia su entrada en Duro

Instalaciones, conocidas como 'el Tallerón', de Duro Felguera en el Natahoyo.
Instalaciones, conocidas como 'el Tallerón', de Duro Felguera en el Natahoyo. / DANIEL MORA

Directivos de ambas empresas se reunirán la próxima semana para tratar de llegar a un acuerdo | Las otras alternativas son Elecnor, un grupo inversor extranjero y una firma china, que también han firmado acuerdos de confidencialidad con la compañía asturiana

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

A Duro Felguera le salen pretendientes. Acciona, Elecnor y un grupo inversor extranjero buscan su entrada en el grupo industrial asturiano. A estas tres opciones se suma una cuarta firma china que, según fuentes conocedoras del proceso, está prácticamente descartada. Las mismas fuentes aseguran que Acciona lidera, hoy por hoy, las alternativas que baraja Rothschild and Company, la asesoría financiera contratada por la empresa que preside Ángel del Valle para la búsqueda de un socio inversor. Duro pone dos condiciones para el que debe ser su aliado estratégico: que conserve la asturianidad de la empresa y que garantice que mantendrá el empleo.

Al parecer, Acciona Industrial, que dirige Ramón Jiménez Serrano, busca un referente para completar su división de ingeniería. Y ello puede lograrse adquiriendo una marca ya afianzada, saneada y con cartera de pedidos, como es Duro Felguera. De momento, todas las posibilidades están abiertas. Acciona pondrá la próxima semana todas sus cartas sobre la mesa y podría presentar una oferta. Su director de la filial industrial, Jiménez Serrano; Juan Muro Lada, director general de Desarrollo Corporativo, y José Manuel Terceiro, director general del Área Económica, mantendrán diversas reuniones en Madrid con los responsables de Energía, Servicios, Minería y 'Oil&Gas' y Rail del grupo industrial asturiano.

Las negociaciones con los posibles socios inversores se producen en un momento en que la empresa se encuentra en plena negociación con la banca acreedora para refinanciar 244,06 millones de euros de deuda. Duro daba a conocer a principios de este mes que había pactado una tregua bancaria o 'standstill' sobre el vencimiento de deuda, que tendrá una duración máxima hasta el próximo 30 de septiembre. Mientras esté vigente este acuerdo, las partes estarán inmersas en el proceso de negociación sobre el vencimiento de deuda y garantías comerciales. La finalidad del grupo es llegar a una solución para la devolución de su deuda con Banco Santander, Santander de Leasing, Caixabank, Banco de Sabadell y Banco Popular, a los que se han adherido Bankia y BBVA.

El conocido como 'standstill' es un pacto durante la refinanciación entre deudor y acreedores en la que el deudor -en este caso Duro Felguera- se obliga a no presentar concurso de acreedores y estos últimos -la banca- se obligan a no emprender acciones legales o requerir de pagos al deudor, hasta la finalización del proceso de negociación y reestructuración de la deuda.

De forma paralela a la negociación con la banca, la compañía asturiana mantiene reuniones con los directivos de los grupos que la están 'cortejando'. Duro tiene claro que quiere contar con un socio estratégico, pero no tiene definido ni su perfil ni su forma de entrada en el capital. Respecto a la primera incógnita, la tesitura es si quiere un socio financiero, que le aporte los fondos que se requieren para afrontar el proceso de reestructuración de la deuda, o industrial, que le permita ampliar su cuota de mercado.

Perfil del aliado

Si Duro apuesta por el primer perfil, los principales candidatos a desembarcar en la empresa será el grupo inversor extranjero que opta a entrar en el grupo. En el caso de que se opte por un socio industrial, Acciona y Elecnor tienen las de ganar. Con estas tres opciones tiene firmado un acuerdo de confidencialidad.

Rothschild ya asesoró en 2016 al grupo chino HNA durante las negociaciones que mantuvo para adquirir Isolux y también fue la elegida por FCC hace tres años durante el proceso que mantuvo con Carlos Slim para que el máximo accionista del Real Oviedo se hiciera con el control de la constructora.

Desde Duro habían apuntado que «no hay límites» a la hora de elegir qué socio prefieren. Solo ponen dos condiciones: «que conserve las raíces asturianas» de la empresa, manteniendo en el Principado su sede social (ubicada en el Parque Científico y Tecnológico de Gijón), y que «garantice» la estabilidad de la plantilla, formada por 2.000 empleados.

Más noticias

Fotos

Vídeos