El 100% de la banca se compromete ya con el acuerdo para salvar Duro Felguera

El 100% de la banca se compromete ya con el acuerdo para salvar Duro Felguera

El grupo asturiano camina hacia la ampliación de capital por 125 millones en la que no podrán participar los accionistas principales

S. BAQUEDANO GIJÓN.

Ahora sí que puede decirse que Duro Felguera ha hecho bingo. El 100% de la banca acreedora ha suscrito ya el acuerdo de refinanciación que permitirá reflotar el grupo asturiano. Lo comunicó ayer la propia empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), mientras se celebraba un consejo de administración que tenía por objeto convocar la segunda junta de accionistas para proponer la emisión de las obligaciones convertibles, las cuales suponen culminar el restablecimiento patrimonial y permitir que la sociedad cuente con unos fondos propios para continuar con su actividad y en una buena situación de competitividad.

Esta convocatoria podría celebrarse una semana después de la junta general de accionistas prevista para el día 15 de junio y en la que se votará la ampliación de capital por 125 millones de euros, principal condición para que se lleven a cabo los pasos acordados con la banca en su propuesta de refinanciación. Según dicho acuerdo, los bancos reducirán la deuda de Duro a 85 millones, que se renovará con un crédito por este importe a cinco años y sin amortizaciones en los dos primeros ejercicios. Otros 233 millones serán canjeados por dos emisiones de bonos convertibles en acciones de la empresa. La banca otorgará al grupo asturiano hasta 100 millones en nuevos avales.

La entrada en vigor de este acuerdo está supeditada, como se decía, a que Duro Felguera sea capaz de aumentar su capital social en 125 millones. Y una de las condiciones que se incluyen en este pacto con la banca es que los accionistas mayoritarios -las familias Arrojo (24,4%) y Arias (10%)- renuncien al derecho de suscripción preferente de las nuevas acciones que les corresponden en la ampliación en proporción a su peso actual en el capital y que desistan igualmente de vender a otros inversores sus derechos de suscripción preferente. Y es la razón por la que Ángel Antonio del Valle, yerno de Álvarez Arrojo, expresidente de la empresa y miembro de su máximo órgano ejecutivo, votase en contra del citado acuerdo en la última reunión del consejo de administración. Este requisito obedece a la demanda de algunos potenciales inversores, que no quieren que vuelva a haber una gran concentración de capital en una familia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos