Antonio Mexia: «EdP está sola, pero preparada para la revolución tecnológica»

Antonio Mexia: «EdP está sola, pero preparada para la revolución tecnológica»
Antonio Mexia. / J. PAÑEDA

El presidente ejecutivo de la eléctrica lusa niega contactos para una posible compra por parte de la francesa Engie

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

«EdP está sola, pero preparada para la revolución tecnológica». Así lo asegura Antonio Mexia, el presidente ejecutivo de la eléctrica portuguesa desde 2006 y reelegido la semana pasada para un quinto mandato. En el grupo luso, que controla HC Energía y tiene una filial con sede en Oviedo (EDP Renovables), niegan haber mantenido contactos o haber iniciado una negociación para una posible operación de compra por parte de la francesa Engie, antigua GDF Suez. El interés de este grupo por el portugués es conocido desde hace tiempo, al igual que el de Enel, pero volvió a acaparar titulares en la prensa francesa este fin de semana, apuntando incluso a una posible reunión entre la directora general de la compañía francesa, Isabelle Kocher, y Mexia. La dirección de EdP, sin embargo, no quiere oir hablar de su hipotética compra, ni siquiera de su hipotética fusión con Gas Natural Fenosa. A finales de febrero, el presidente del grupo trasladó a sus accionistas la «responsabilidad» de decidir sobre esta posibilidad y crear un gigante ibérico en el negocio de la electricidad y el gas.

«Empecé en este sector hace 12 años y entonces ya se decía que Europa no podía tener más de cuatro eléctricas», afirmó Mexia este fin de semana en una entrevista en ABC, en la que recordó cómo después cambiaron de manos activos por importe de 90.000 millones de euros en el sector. «Hay compañías que han perdido el 80% de su valor porque no han hecho el cambio tecnológico a las renovables, ni a la descentralización y la digitalización. El resultado es que las eléctricas son ahora mejores y siempre que el mercado está mejor hay rumores de compras», insistió, para aclarar que no iba a hablar de rumores. «Las decisiones siempre son de los accionistas. EdP está preparada por cartera y por eficiencia de activos para ser una compañía que está lista para el futuro», afirmó también, para destacar que «lo importante es controlar tu propio destino haciendo las cosas bien. El resto no me preocupa». Y en EdP se han hecho bien las cosas en los últimos años, de ahí que tenga tantos pretendientes. De hecho, Mexia destaca que la dimensión del grupo les ofrece comodidad y que cuentan con una cartera diversificada geográfica y regulatoriamente.

En Engie tampoco quieren hacer comentarios sobre una operación que les resultaría positiva para completar su negocio y potenciar la rama de renovables, en la que EdP es uno de los líderes mundiales -las energías limpias son responsables del 40% de su ebitda-. «Dentro de una década, con el cambio del mix energético, España y Portugal pueden ser exportadores netos de energía a Francia», defiende también Mexia, otro cambio que beneficiaría a Engie si realiza la compra.

Lo que parece claro es que, de confirmarse, esta operación aún se haría esperar. El nuevo presidente del grupo francés, Jean Pierre Clamadieu, no tomará posesión de su cargo hasta el próximo 18 de mayo, lo que dejaría de momento en hibernación esa hipotética compra. Además, el Gobierno portugués podría poner trabas a la adquisición. De hecho, ya se opuso a la fusión con Gas Natural.

El sector energético europeo está en plena ebullición después de que hace un mes E.On y RWE llegaran a un acuerdo para llevar a cabo un intercambio de activos de unos 20.000 millones de euros, lo que supone una profunda reestructuración del sector energético germano. La operación incluye el traspaso del 76,8% de Innogy, filial de renovables de RWE, a su competidora, que lanzará una OPA sobre el resto de la compañía en poder de accionistas minoritarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos