Arcelor iniciará en septiembre la construcción de las nuevas baterías de cok de Gijón

Baterías de cok de la planta de ArcelorMittal en Gijón. / JOSÉ SIMAL
Baterías de cok de la planta de ArcelorMittal en Gijón. / JOSÉ SIMAL

El próximo 12 de agosto comenzará la última fase para ampliar el tren de carril, un proyecto que costará 28 millones y durará un mes

S. BAQUEDANO GIJÓN.

ArcelorMittal prevé acabar en septiembre la reforma del tren de carril e iniciar la construcción de las baterías de cok de su planta gijonesa. Será la firma luxemburguesa Paul Würth la que se encargue de este proyecto, en el que se invertirán más de cien millones de euros y en el que también participará la ingenería asturiana Imasa.

Fue a finales de mazo cuando comenzó el proceso con la demolición de las viejas baterías. Si los procedimientos administrativos se agilizan, ArcelorMittal confía en poder cumplir los plazos precisos para acabar las obras a finales de 2018 y tener operativa la primera batería renovada en 2019, mientras que los restantes 45 hornos podrían entrar en funcionamiento a finales de ese mismo año. Los plazos no son gratuitos, toda vez que para 2019 está previsto que cese la actividad en las baterías de cok que ArcelorMittal tiene en Avilés, de forma que el hecho de que las gijonesas estén operativas será imprescindible para mantener la actividad de la acería.

Previamente a la demolición de las viejas baterías, se desarrolló un proceso previo consistente en desmantelar y achatarrar los elementos auxiliares, como los carros de carga, y los estructurales, como las puertas y los marcos de los hornos y los denominados 'pies derechos', que son las estructuras que soportan los hornos. Todo ello estuvo a cargo de la empresa vasca Afesa Medio Ambiente, con amplia experiencia en el desmontaje, desmantelamiento, achatarramiento y valorización selectiva de instalaciones industriales, y que también se encarga de la demolición externa.

Antes de iniciar la construcción de las baterías de cok, ArcelorMittal comenzará el 12 de agosto la segunda y última fase del proyecto para ampliar y modernizar el tren de carril de Gijón. Las obras, cuya primera fase se abordaron en el verano pasado, concluirán ahora el 11 de septiembre, fecha en que está previsto el arranque de la instalación que permitirá fabricar vías de tren de hasta 108 metros de longitud. Para ello, el grupo siderúrgico habrá invertido 28 millones de euros.

Este nuevo sistema, único dentro de los trenes de carril de Arcelor en todo el mundo, permitirá situar a esta planta gijonesa al nivel de los mejores suministradores mundiales y asegurará la producción durante los próximos años.

En esta fase que se inicia en agosto se procederá a la ampliación del enfriadero, para pasar de los 90 a los 108 metros de longitud, y se acometerán trabajos adicionales, entre ellos se recolocará la cabina de inspección, que llevará una nueva máquina de ultrasonidos; se recolocará también la sierra de corte en frío y se modificarán las grúas para poder mover el nuevo carril.

En la primera fase de la obra que se desarrolló entre mediados de agosto y mediados de septiembre de 2016 trabajaron de forma exclusiva 350 operarios externos a la multinacional, con lo que es previsible que se necesite una cifra similar de profesionales en las tareas que empezarán en agosto.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos