Arcelor y sindicatos logran un preacuerdo en Aboño para mejorar su productividad

Arcelor y sindicatos logran un preacuerdo en Aboño para mejorar su productividad
La explanada de Aboño en la que se almacena carbón. / L. SEVILLA

El documento, que incluye la amortización de cinco empleos, debe ser ratificado por los afiliados y es el segundo al que se llega en la factoría de Gijón

NOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

No era una instalación en la que pareciera demasiado lejano el acuerdo y, finalmente, las previsiones se cumplieron. Arcelor y los sindicatos con representación en el parque de carbones de Aboño (UGT, CC OO y USO) alcanzaron ayer un preacuerdo que se enmarca en las negociaciones del plan de productividad que la multinacional ha impulsado a nivel global para mejorar el rendimiento de sus plantas. El documento para Aboño plantea la desaparición de cinco empleos a través del contrato relevo e inversiones por importe de unos 200.000 euros, llamadas a automatizar parte de los procesos. El texto definitivo tendrá que ser ratificado por los afiliados, aunque sus representantes esperaban que no se encontraran con oposición, sobre todo, porque cuatro de los puestos que se prevén amortizar son los de los operarios que realizan el cargue del material para las baterías de cok de Avilés, una actividad que dejará de ser necesaria cuando cese la actividad en estas y la asuma la nueva instalación de Gijón.

UGT, CC OO y USO valoraban ayer los cambios planteados por la empresa durante las negociaciones, dado que en principio la multinacional propuso la desaparición de diez empleos. Finalmente, el preacuerdo alcanzado implica la amortización de cuatro de los cinco empleos relacionados con la carga de mineral para Avilés, ya que la multinacional atendió la propuesta de la parte social de que, al menos, permaneciera una persona en tareas de mantenimiento. Estos empleos no desaparecerán hasta que entren en funcionamiento las baterías de cok de Gijón, que está previsto que inicien su actividad en 2019.

Además, la compañía también tomó en consideración las advertencias sindicales de que su propuesta de eliminar los puestos de los seis maestros electromecánicos, mientras se reforzaba la plantilla de diez oficiales con dos más, chocaba con la normativa al respecto, que obliga a que existan mandos en los equipos de mantenimiento. La empresa mantuvo, sin embargo, la eliminación de un empleo en el equipo de gestión de almacén, en el que previsiblemente se realizarán las principales inversiones.

Este es el segundo acuerdo relacionado con el plan de productividad que se alcanza en la planta de Gijón, aunque el primero, en el tren de chapa, no fue suficiente para que la instalación recuperara la competitividad perdida y ahora se negocia un nuevo recorte de personal, en este caso la empresa plantea una reducción de medio centenar de empleos. Hoy mismo habrá una nueva reunión sobre este asunto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos