La Audiencia Nacional imputa al presidente de Duro Felguera y su antecesor por corrupción y blanqueo de capitales

Ángel del Valle, presidente del Duro Felguera / Mario Rojas

El juez admite a trámite la querella de Anticorrupción por el supuesto pago de ‘mordidas’ en Venezuela a cambio de contratos

SUSANA BAQUEDANO

La Audiencia Nacional ha admitido a trámite la querella de la Fiscalía Anticorrupción contra el presidente de Duro Felguera, Ángel del Valle, y su antecesor, Juan Carlos Torres Inclán, por los presuntos delitos de corrupción internacional y blanqueo de capitales. El Juzgado Central de Instrucción número 2, Ismael Moreno, ha apreciado indicios de responsabilidad en los hechos denunciados por el Ministerio Público sobre presuntos sobornos pagados en Venezuela a cambio de contratos.

Además de Del Valle y Torres Inclán, el juez también ha imputado por corrupción internacional al ex viceministro de Energía venezolano, Nervis Villalobos, y la mujer de este, Milagros Coromoto Torres. Ambos habrían sido beneficiarios de los pagos, junto a Javier Alvarado Ocho, ex presidente de Electricidad de Caracas, y Julia Van der Brule, ex asesora del Ministerio de Energía. Completan la lista de imputados las mercantiles Duro Felguera SA, Técnicas Reunidas (Terca CA) e Ingeniería Gestión de Proyectos de Energía (Ingespre).

El Ministerio Público acusa a Del Valle y a Torres Inclán de pagar 105 millones de dólares (más de 89 millones de euros) en comisiones -siendo consejero delegado y presidente de Duro Felguera, respectivamente- a personas vinculadas con la Administración de Chávez para sobornar a funcionarios públicos y favorecer los intereses de la empresa, lo que se conoce más popularmente como ‘mordidas’. La querella incluye también a los venezolanos Nervis Villalobos y Javier Alvarado Ochoa, antiguos miembros del Gobierno de Hugo Chávez, así como a dos sociedades vinculadas a los venezolanos.

Según el texto de la querella, admitida a trámite por la Audiencia Nacional, las alarmas saltaron el 13 de marzo de 2015 a partir de un informe del Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac) que detecta pagos en una cuenta del Banco Madrid (ya desaparecido) y advierte de que el grupo asturiano llegó a pagar a Nervis Villalobos, viceministro de Energía Eléctrica de Venezuela entre 2001 y 2006 un total de 105.627.600 dólares, (89 millones de euros)entre 2008 y 2013. La Fiscalía considera que Duro Felguera usó la capacidad de influencia que Villalobos tenía en el Gobierno venezolano para conseguir contratos.

La compañía asturiana firmó tres contratos de prestación de servicios de asesoramiento y asistencia técnica, en los años 2008 y 2011, con dos empresas vinculadas a Villalobos. En concreto, Técnicas Reunidas (Terca) e Ingeniería Gestión de Proyectos de Energía (Ingespre), también querelladas.

El Ministerio Fiscal considera que la finalidad de estos contratos era encubrir el pago de las comisiones y los sobornos para conseguir la ejecución de proyectos en Venezuela. Precisamente, Duro Felguera logró firmar un contrato en 2009 con la compañía Electricidad de Caracas, filial de la pública Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), para construir la central de ciclo combinado Termocentro, a unos 50 kilómetros de Caracas, por más de 1.500 millones de euros.

El proyecto se enmarcaba dentro de los planes de la Administración venezolana para atender el crecimiento de la demanda eléctrica de Caracas y su área de influencia.

Fotos

Vídeos