El concurso de acreedores, en la batalla

Con el abandono del consejo de administración, las familias accionistas Álvarez Arrojo y Arias se desmarcan del rumbo de la compañía, contraria a un concurso de acreedores como ellas han venido defendiendo en las últimas reuniones del máximo órgano ejecutivo de la empresa. Lejos de la idea del concurso, la nueva dirección de Duro prosigue con las gestiones para encontrar un socio industrial e inversores dispuestos a acudir a la ampliación de capital de entre 100 y 125 millones de euros. Esta operación es la condición que pone la banca para aportar 25 millones y liberar otros 100 en avales. El nuevo socio tomaría el 90% de capital y el resto quedaría en manos de la banca (6%) y de los actuales dueños (4%).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos