Duro Felguera busca un consejo «más profesional» tras dejar tres vacantes las familias accionistas

Duro Felguera busca un consejo «más profesional» tras dejar tres vacantes las familias accionistasGráfico
Ángel del Valle. / MARIO ROJAS

Los Arrojo y los Arias, que suman el 34,4% del capital, quieren proteger así su patrimonio en la junta general que votará la ampliación

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

Una vez saneadas las cuentas, puesto el contador a cero -después de que hace casi dos semanas se presentaran los resultados de 2017, con unas pérdidas de 254,5 millones de euros- y cuando ya Duro Felguera se encamina hacia la ampliación de capital que le reclama la banca dentro del proceso de refinanciación, tres consejeros de los principales accionistas de Duro Felguera, que se habían negado a firmar las cuentas, deciden abandonar el máximo órgano ejecutivo de la compañía.

El grupo asturiano comunicaba ayer a la Comisión Nacional de Valores (CNMV) que los representantes de Inversiones Río Magdalena (María Teresa Arias Zapico), Inversiones Somió (Antonio Camps Guerrero) e Inversiones El Piles (Javier Sierra Villa) han presentado su dimisión como consejeros de Duro Felguera.

En concreto, Inversiones Río Magdalena, de la familia Arias, que ostenta un 10,027% de la compañía, justificó su dimisión «para evitar cualquier hipotético conflicto, siquiera formal, que pudiera surgir en el futuro por su doble condición de accionista y consejero». Tanto Inversiones Somió como Inversiones El Piles, ambas de la familia Arrojo, que controla el 24,4% del capital, han anunciado en su escrito de dimisión que procederán a remitir a todos los consejeros una carta explicativa de las razones de su renuncia de acuerdo con lo establecido en artículo 24 del reglamento interno del consejo de administración. De las principales familias accionistas, solo el ex presidente del grupo asturiano, Ángel Antonio del Valle, se mantiene en el consejo como vocal. Esto tiene una explicación. Por estatutos, este órgano ejecutivo debe mantener la mitad más uno de sus miembros para seguir operativo. De lo contrario, hubiera sido necesaria la convocatoria de una junta general de accionistas extraordinaria.

Será en la próxima junta general de accionistas en la que se prevé que las principales familias accionistas, que han venido defendiendo llevar la empresa a un concurso de acreedores, den la 'batalla' para proteger su patrimonio.

A la dirección de Duro Felguera, encabezada por su presidente, Acacio Rodríguez, no le ha pillado por sorpresa la decisión adoptada por las familias Arrojo y Arias. Al contrario, la esperaba, después de que sus representantes se negaran a aprobar las cuentas de 2017. «Es una decisión coherente», afirmaron fuentes cercanas a la empresa, que ve las vacantes del consejo «como una oportunidad» para «reforzarse». La compañía busca ahora diversificar el perfil del consejo y hacerlo «más profesional». «Buscamos a profesionales que sumen, que complementen a los que se mantienen en el consejo. Los que se van eran consejeros silentes; no participaban en ninguna conversación, no eran expertos en fiscalidad, ni en empresa, ni en negocio en el extranjero... Vemos la situación con optimismo, porque ahora tenemos la oportunidad de encontrar gente de cierto prestigio profesional». Según las mismas fuentes, el propio Acacio Rodríguez está «centrado» en buscar a los nuevos consejeros.

El órgano de dirección de Duro Felguera mantendrá una reunión en los próximos días con el fin de nombrar a los nuevos consejeros por cooptación, una vez que la Comisión de Nombramientos y Retribuciones formule las correspondientes propuestas. El sistema de cooptación permite al consejo designar entre los accionistas las personas que hayan de ocupar las vacantes hasta que se reúna su junta general.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos