La dirección de Duro se inclina por un socio que garantice financiación y el empleo

Representantes de los trabajadores del grupo Duro Felguera se concentraron ante la Junta. / PABLO LORENZANA

Aboga por un aliado que aporte «solvencia, negocio y preserve la integridad y la asturianía» de la ingeniería industrial

S. BAQUEDANO GIJÓN.

La dirección de Duro Felguera se inclina por un socio que dé garantías financieras y mantenga el empleo, frente a un aliado industrial con el que pudiera incurrir en una duplicidad de negocios. En la junta general de accionistas, celebrada el pasado junio, su presidente, Ángel del Valle, defendió un futuro socio que «aporte solvencia económica, negocio y que preserve la integridad de la compañía y la asturianía de la misma». El mensaje se ha reiterado en diversas ocasiones y así se mantiene a día de hoy, cuando sobre la mesa de Rothschild and Company, la asesoría financiera contratada por la empresa para la búsqueda de este fichaje, existen dos claros bloques de alternativas para entrar en el grupo asturiano. Por un lado están las opciones industriales que lidera Acciona y, por otro lado, los fondos de inversión que ya han presentado una primera oferta indicativa, como adelantó EL COMERCIO.

El proceso está abierto y nada es descartable en un escenario en el que Duro negocia contrarreloj con la banca acreedora. La empresa tiene ya «muy encauzada» una propuesta para refinanciar los 244,06 millones de euros de deuda, según fuentes conocedoras del proceso. Duro daba a conocer a principios de este mes que había pactado una tregua bancaria o 'standstill' sobre el vencimiento de deuda, que tendrá una duración máximahasta el próximo 30 de septiembre. La finalidad del grupo es llegar a una solución para la devolución de su deuda con Banco Santander, Santander de Leasing, Caixabank, Banco de Sabadell y Banco Popular, a los que se han adherido Bankia y BBVA.

Quien se encarga de pilotar este proceso y quien tiene la confianza de los bancos es Miguel Zorita, presidente de Zima Capital, ex presidente de Deloitte y dueño de Daorje. Su ámbito de actuación incluye la negociación de los términos y condiciones de la refinanciación de la deuda, así como el diseño y seguimiento de un plan de negocio consistente con la misma.

Y quien controla el consejo de administración es su presidente, Ángel del Valle, partidario de un socio excusivamente financiero para reflotar la empresa.

Fuentes de su entorno aseguran que Del Valle confía en el 'know how' de Duro y vería con recelo que otro grupo industrial quisiera tomar el control de la ingeniería asturiana. Sus premisas son que conserve las raíces asturianas de la empresa, manteniendo en el Principado su sede social (ubicada en el Parque Científico y Tecnológico de Gijón), y que garantice la estabilidad de la plantilla, formada por 2.000 empleados. Lo que necesita la compañía es, según las mismas fuentes, músculo financiero para incrementar su cartera de pedidos.

Otras fuentes opinan que con Acciona, Duro Felguera obtendría un liderazgo mundial en sectores como el 'oil &gas' o en servicios. Una opinión que contrasta con quienes temen que la compañía que preside Entrecanales busque únicamente sus mercados y clientes y decida el cierre de los talleres y de algunas divisiones, como Núcleo, encargada de soluciones llave en mano para proyectos de comunicaciones y control.

Más noticias

Fotos

Vídeos