Duro aplaza el relevo de Del Valle hasta tener el plan de los acreedores

La banca urge la venta del edificio de Madrid y que sus ingresos sirvan como garantía por la mitad de los avales para reactivar el grupo

S. BAQUEDANO GIJÓN.

El consejo de administración de Duro Felguera se limitó, al menos según fuentes oficiales de la empresa, a aprobar los resultados de los nueve primeros meses del año que se darán a conocer hoy, previa información a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Ayer no hubo relevo de su presidente ni lo habrá hasta que la banca acreedora no presente su plan de financiación, que incluye la liberación de la mitad de los avales, algo que podría suceder a lo largo de esta misma semana, una vez que los comités de riesgo de cada entidad financiera evalúen sus respectivas aportaciones.

La banca confía en el futuro de Duro, pero quiere gestos por parte de su consejo de administración -que anoche se mantenía reunido- y le ha pedido que acelere la venta de activos, entre ellos el edificio de su sede en Madrid y que sus ingresos sirvan como garantía colateral para la mitad de los 31 millones de avales necesarios para hacer frente a los impagos y volver a contratar, esto es, para reactivar la compañía. En concreto, las entidades financieras pretenden que los ingresos que reciba Duro por la venta del inmueble madrileño se constituyan en un depósito para tal finalidad avalista.

La compañía tiene dos ofertas interesadas en la sede de Madrid. Una exige que la firma asturiana permanezca tres años de alquiler, que sería la de Sandra Ortega, y otra le obligaría a abandonar el edificio en un plazo máximo de seis meses. Según adelantó este periódico, la hija mayor de Amancio Ortega y segunda accionista de Inditex -primera multinacional del mundo de su sector- estaría dispuesta a desembolsar a través de una de sus sociedades 38 millones de euros por el inmueble a condición de que el grupo asturiano se mantuviera en régimen de alquiler.

Rothschild, que busca socios inversores, se ocupa también de las desinversiones

Este edificio tiene 13.791 metros cuadrados de superficie útil, dividido en ocho niveles, de los que cinco están dedicados al uso principal de oficinas y dos a garajes. Dispone también de un espacio bajo cubierta para archivos y cuartos de instalaciones.

Raíl y Núcleo-Epicom

La asesoría Rothschild and Company, contratada por la compañía para el fichaje de su futuro socio estratégico, se encarga también de este proceso de desinversiones de Duro Felguera. Además del edificio de Madrid, el grupo asturiano también estaría dispuesta a desprenderse de Felguera Raíl y Núcleo-Epicom. Respecto a la primera, Duro mantiene conversaciones con la multinacional francesa Alstom (fusionada con la alemana Siemens), segundo fabricante mundial de material ferroviario. De proseguir la buena marcha de las conversaciones entre ambas, podría haber un acuerdo antes de fin de año para el traspaso de la sociedad y su planta de Mieres.

Duro también baraja la venta de Núcleo Comunicaciones y Epicom, las divisiones del grupo ubicadas en la sede de Madrid, especializadas en los sectores de defensa y de control aéreo, marítimo y medioambiental. La multinacional Indra podría haberse interesado por este negocio del grupo.

Fotos

Vídeos