Duro Felguera anuncia un ERE en Asturias y Madrid y comienza a negociar sus condiciones

Sede de Duro Felguera en Asturias.
Sede de Duro Felguera en Asturias. / JOAQUÍN PAÑEDA

Fuentes de la plantilla se temen un recorte «de hasta 600 trabajadores»

O. Villa / s. baquedano / a. collado
O. VILLA / S. BAQUEDANO / A. COLLADO

La dirección de Duro Felguera informó esta mañana al comité de empresa de Asturias y a los trabajadores del centro de Madrid, que carece de comité, su intención de iniciar el procedimiento para la extinción colectiva de los contratos de trabajo de una parte aún indeterminada de la plantilla.

Fuentes de los trabajadores consideraron esta mañana que el procedimiento «podría afectar a entre 500 y 600 empleados», si bien la propia dirección de la empresa precisó a EL COMERCIO que «ese es un aspecto que se discutirá durante el proceso de negociación». Para dicha negociación, la empresa ha emplazado a la representación de los trabajadores a la constitución de un grupo negociador de once componentes, en el plazo de dos semanas. Posteriormente, y en aproximadamente dos meses se desarrollaría el periodo consultivo y tras la finalización de este se abriría la negociación, con un plazo de 30 días. La plantilla del centro de Madrid tendrá derecho a nombrar dos representantes en el grupo negociador, o bien a delegarlos en el comité de empresa.

Más noticias

La empresa ha justificado su decisión en la situación económica de Duro Felguera, con unas muy malas cifras en la última presentación de resultados; en cuestiones productivas y en las organizativas, si bien anunció que tiene previsto mantener todos los centros de trabajo.

La dirección de Duro Felguera se ha negado de momento a precisar el número de trabajadores que se verán afectados por el ERE, toda vez que «no se trata de pasar el rodillo, sino de volver a números negros», porque, insistió, «esta es una empresa viable» si se aplican «el proyecto a la nueva dirección, una mejor gestión de proyectos y una reducción de costes estructurales». En este sentido, desde el equipo directivo se recordó que «ya hemos reducido los componentes del comité de dirección de doce a cinco miembros, y a estos se les ha bajado el sueldo un 10%».

El siguiente paso en la remodelación de la estructura de costes pasará por una minoración del staff y una evaluación de las necesidades de trabajadores en el ‘core’ de la actividad de Duro Felguera.

Deuda y ampliación de capital

La decisión de Duro Felguera, largamente temida por la plantilla, apunta a un intento de llegar a un acuerdo favorable con el pool bancario que gestiona la deuda de la compañía. En ese sentido, se interpreta que la reducción de costes estructurales que supone un ERE implica un «gesto» y una muestra de buena gestión en el saneamiento de una empresa que aspira a ser atractiva para los inversores en el proceso de ampliación de capital que se prevé que se concrete en junio y en el que se espera captar unos 125 millones de euros de dinero nuevo.

A la par, se sigue buscando nuevos proyectos que fuentes cercanas a la empresa consideran que podrían comenzar a concretarse ‘tras el verano’ y que serían la base para ir haciendo retornar a Duro a los números negros. La empresa, en su último informe de gestión, asegura que espera volver a dar beneficios en 2019 y que el actual ejercicio es de transición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos