Duro cierra su oficina en Houston como primera medida de su política de austeridad

La sede gijonesa de Duro Felguera, en el Parque Científico Tecnológico.
La sede gijonesa de Duro Felguera, en el Parque Científico Tecnológico. / DANIEL MORA

Dimite el director de Recursos Humanos y responsable del área de internacional del grupo asturiano

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

Duro Felguera ha decidido echar el cerrojo de la oficina que abrió en Houston hace dos años y medio, en julio de 2015, como una de las primeras medidas de ahorro que ha adoptado el departamento que dirige Javier García Laza, quien ha asumido la nueva dirección general de Líneas de Negocio.

El pasado 5 de enero, el presidente del grupo asturiano, Acacio Rodríguez, comunicaba a la plantilla la reorganización de su estructura directiva con el doble objetivo de optimizar costes y estandarizar la gestión de proyectos. En este proceso, a García Laza, que era director general del área de Energía desde su llegada a Duro en 2015, le ha correspondido dirigir el departamento de Líneas de Negocio que aglutina la gestión de todas las grandes divisiones de actividad (energía, minería y logística, petróleo y gas, servicios, y las funciones comerciales y de ingeniería). Pues bien, tras analizar los números de la oficina de Houston al frente de la cual está Pedro Floriano, Duro Felguera ha decidido su cierre por el alto coste que supone para la compañía, unos 600.000 euros anuales.

Según fuentes conocedoras del proceso, también existen otros motivos de peso para retirar a Floriano de sus responsabilidades en Houston. Este ingeniero ovetense se incorporó a Duro en 1998 como director comercial de Plantas Industriales y diez años después se encargaría de la dirección de Felguera IHI (una sociedad formada por Duro y la ingeniería japonesa líder en el diseño de sistemas de almacenamiento de combustibles). Al asumir Fernando López la dirección de Oil & Gas y de Rail, tras la marcha de Ángel Guijarro, a Floriano y su esposa, también empleada del grupo asturiano, les reubican en la nueva oficina abierta en Houston en 2015. Desde Felguera IHI Floriano fue quien inició los proyectos de Recope y de Fluxys, que, el pasado mes de diciembre motivaron los hechos relevantes de la empresa a la CNMV, al constatarse «desviaciones en sus costes» que impactaron negativamente en el resultado esperado al cierre de diciembre de 2017 respecto al del tercer trimestre del mismo año. En concreto, el proyecto de Recope (Costa Rica) supuso un deterioro de 12 millones de euros, y el Fluxys (Bélgica) tuvo un impacto negativo de 10 millones. A ellos se sumó el argentino de Vuelta de Obligado, donde Duro tuvo que dotar una provisión de 10 millones por costes adicionales.

Bajo el cargo de 'regional vicepresident USA' de DF, Floriano colaboró, en julio del año pasado, en la firma de un contrato por más de 130 millones de dólares (111,7 millones de euros) con la empresa Greenfield SPV para la ejecución de instalaciones para el almacenamiento y suministro de carbón a la Central Térmica Petacalco, en México, propiedad de la Comisión Federal de la Electricidad (CFE). Al parecer, el ejecutivo asturiano habría pactado un acuerdo de 'lobby' con la sociedad Golden Sky -'apoderada' de la familia del ex presidente estadounidense George Bush- para lograr dicho contrato. La nueva dirección de Duro, tras la marcha de Ángel del Valle, ha descubierto ahora que los avales obtenidos para dicha adjudicación no fueron supervisados por la dirección financiera del grupo.

El cierre de Houston responde así, por tanto, al proceso de reordenación emprendido por Acacio Rodríguez con criterios de austeridad, mejora de la competitividad y -un empeño personal del nuevo presidente- «asegurando en próximos proyectos que los plazos de entrega en conformidad con los clientes se cumplen, para lo cual es necesario realizar un rápido reajuste organizativo», según explicó la propia empresa en el comunicado enviado recientemente a la plantilla.

La nueva Duro Felguera, tras la marcha de Ángel del Valle, tiene ante sí el importante de reto de reactivarse y, para ello, serán necesarios «cambios organizativos y de procedimientos en la dirección y supervisión de los proyectos en todas las líneas de negocio». Se trata de tener una visión de conjunto de todas las áreas de la empresa implicadas en cada proyecto para optimizar costes y recursos. El primer aspecto a mejorar, según la propia empresa hizo público en diciembre en un hecho relevante remitido a la CNMV, es la productividad. La compañía cifra en «un 25%» la mejora que el plan interno que acaba de iniciar «en todas las áreas», lo que implicará decisiones de calado en el aspecto social, si bien Duro ya ha explicitado su intención de evitar salidas en la medida de lo posible, consciente de que buena parte del valor del grupo está en el conocimiento técnico de su plantilla.

Ayer mismo se conocía la dimisión del director de Recursos Humanos e Implantación Internacional del grupo, Enrique Lasheras Pancorbo, que se había incorporado en noviembre de 2012 al departamento que encabeza Carlos Outeiral y en el que se preveían cambios tras la salida de Del Valle de la presidencia de Duro.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos