El juez admite la solicitud de la ingeniería ITK para llevar a Duro Felguera a concurso

El juez admite la solicitud de la ingeniería ITK para llevar a Duro Felguera a concurso
La entrada de la sede gijonesa de Duro Felguera. / E. C.

La compañía niega cualquier embargo sobre sus bienes y anuncia que sus abogados preparan «una respuesta contundente»

S. BAQUEDANO GIJÓN.

Duro Felguera se vio obligada ayer a remitir de nuevo un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tras conocerse un auto del Juzgado Mercantil número 3 de Gijón que acepta a trámite la petición de la empresa ITK ingeniería de que el grupo que preside Acacio Rodríguez sea declarado en concurso de acreedores. La compañía asturiana, que prepara «una respuesta contundente», según fuentes del entorno de la propia firma, tiene un plazo de cinco días para formular su oposición.

En el escrito enviado al órgano regulador, la compañía informa de que ni la sociedad Duro Felguera ni su filial, Operaciones y Montajes, han recibido la notificación del juzgado «ni han sufrido embargos sobre sus bienes, ni se ha dictado contra ellas, ni se ha despacho contra ellas ejecuciones o apremios, estando ambas sociedades al corriente en el pago de las cuotas de Seguridad Social, obligaciones tributarias y salarios y demás obligaciones del ámbito laboral». Además, la empresa ya avanza a la CNMV que «formulará su oposición» en el caso de que se produzca tal emplazamiento por parte del juez Rafael Abril Manso.

Duro Felguera ya rechazó el pasado 2 de febrero que mantuviera deudas con ITK, una subcontratista gijonesa de su filial Operaciones y Montajes. En un hecho relevante remitido a la CNMV, la compañía explicó que esta ingeniería le venía reclamando una factura desde hacía año y medio sin justificación, ya que, a la hora de prestar sus servicios, «había incurrido en penalizaciones que superaban ese importe».

Concretó que, en junio de 2016, su filial Operaciones y Montajes rechazó una factura de 46.857,25 euros de ITK por «penalizaciones contractuales» que superaban ese importe. En julio 2017, el administrador concursal de ITK -que a su vez se encuentra en proceso concursal desde 2016- remitió un burofax solicitando el pago de esa factura y Duro Felguera se remitió de nuevo a los motivos ya indicados.

Auto «rutinario»

La admisión a trámite del concurso y la previsible oposición de Duro Felguera llevará a la práctica de pruebas periciales y a la celebración de una vista previsiblemente en el mes de abril. Entonces, el juez decidirá si se dan los presupuestos objetivos de sobreseimiento general en los pagos por parte de Duro Felguera para que sea declarada en concurso. En caso contrario, se archivaría la demanda. Fuentes judiciales han indicado que la admisión de un auto es «rutinaria» y que «no prejuzga responsabilidad» por parte de la empresa para la que se solicita el concurso, puesto que la ley concursal establece la obligación de admisión a trámite de este tipo de solicitudes.

En su comunicado a la CNMV, Duro Felguera resalta también que «se encuentra finalizando la negociación de los términos y condiciones de un acuerdo de refinanciación con sus entidades financieras acreedoras», con el objetivo de que su consejo de administración lo analice a finales de este mismo mes.

La empresa asturiana firmó a mediados de enero una segunda prórroga del acuerdo de espera sobre el vencimiento de la deuda acordado con la banca el pasado mes de julio, y que finaliza el próximo día 15 de abril.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos