Duro ultima con la banca el acuerdo que le dará «estabilidad y viabilidad»

Duro ultima con la banca el acuerdo que le dará «estabilidad y viabilidad»

Acacio Rodríguez prohíbe al personal del grupo asturiano viajar en primera clase dentro de su plan de austeridad y recorte de gastos

SUSANA BAQUEDANO

De un borrador pasará a ser todo un compromiso entre Duro Felguera y la banca acreedora para reflotar la compañía. Pero falta la firma de ambas partes, que se producirá «en los próximos días», para que el acuerdo de refinanciación de la deuda sea efectivo y el grupo asturiano pueda encaminar sus pasos hacia la ampliación de capital. Ayer, a través de un hecho relevante, la empresa informó de que el proceso de financiación en el que lleva inmersa varios meses «está finalizando» y destacó que «las operaciones previstas garantizarían la estabilidad y viabilidad futura de la compañía».

En ese escrito remitido a la CNMV, el grupo de ingeniería expuso que los comités de riesgos de las entidades financieras están procediendo a la aprobación «de los términos y condiciones de la refinanciación». «Una vez recibida dicha propuesta debidamente validada, será sometida al análisis y, en su caso aprobación, del consejo de administración» de la compañía «en próximos días», añade.Esta noticia disparó las acciones de Duro más de un 12% en la Bolsa madrileña.

El acuerdo con la banca pasa por una condonación o de la deuda de un 73,4%, lo que la dejará en 85 millones, y la aportación de 25 millones de dinero fresco por parte de las entidades financieras. Además, se aprobarán líneas de avales para nuevos proyectos por un importe de hasta 100 millones de euros, colateralizados al 50% por la empresa asturiana. Todo ello está supeditado a una ampliación de capital, de entre 100 y 125 millones de euros, cuya convocatoria anunciará también Duro Felguera en un posterior consejo de admistración.

Respaldo de los bancos

El pasado 16 de abril, la banca concedía a la compañía una nueva prórroga del acuerdo de espera o 'standstill', una muestra inequívoca más de que las entidades financieras apuestan por el grupo, que tiene ante sí el reto de reactivar la emblemática y centenaria marca asturiana.

El primer 'standstill' fue acordado en junio de 2017 y fue renovado en septiembre de ese año, para llegar a enero de 2018, cuando fue ampliado hasta el pasado 15 de abril. Gracias a ese pacto, la compañía se obliga a no presentar concurso de acreedores y la banca se compromete a no emprender acciones legales o requerir de pagos al deudor, hasta la finalización del proceso de negociación y reestructuración de la deuda.

Dentro de los planes para mejorar la productividad y recortar gastos, el presidente de Duro Felguera, Acacio Rodríguez, envió anteayer una carta a sus directivos para prohibir los viajes en primera clase. La compañía también se encuentra a la espera de negociar con los sindicatos un ERE que afectará a las plantillas de Gijón y Madrid.

El acuerdo

Condonación.
La banca se compromete a una quita de la deuda del 73,4%, con lo que la dejaría en 85 millones de euros.
Aportación.
Las entidades financieras aportarían al grupo asturiano 25 millones de euros.
Avales.
El acuerdo incluye la liberación de avales por 100 millones de euros, colateralizados al 50% por la empresa.
Ampliación.
Todo lo anterior está supeditado a que Duro acometa un aumento de capital de entre 100 y 125 millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos