Las empresas asturianas advierten de las dificultades para contratar talento digital

Los ponentes, con los consejeros en Asturias de la APD y su presidente, Pablo Junceda, en un receso de la jornada. / PABLO LORENZANA

La Universidad de Oviedo invita al empresariado a proponer postgrados y formación acorde a sus necesidades para que la colaboración sea «más estrecha»

SUSANA BAQUEDANO OVIEDO.

«No hay perfiles formados en el mercado para dar respuesta a las necesidades de transformación digital de las empresas». Fue uno de los mensajes que lanzó Alejandro Blanco, directivo de Seresco, en la jornada organizada ayer en Oviedo por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD).

«Al igual que estuvimos años años oyendo que los idiomas son estratégicos, en el caso del talento digital hay que tomar partido ya y reaccionar», prosiguió Blanco.

Esa necesidad de talento digital, no solo en Asturias sino en el conjunto del país, ha hecho que la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Contenidos Digitales (Ametic) haya creado recientemente una 'Alianza por el desarrollo de Talento Digital', nombrando presidente al directivo de Seresco.

Alejandro Blanco también aprovechó para recordar que «hemos podido alumbrar» el primer Máster de Industria 4.0, Consultoría, Gestión y Desarrollo, una iniciativa pionera pionera en España que este año se puso en marcha gracias a Seresco, la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón (EPI), en representación de la Universidad de Oviedo, y Femetal.

La vicerrectora de Acción Transversal y Cooperación con la Empresa de la Universidad de Oviedo, Eugenia Suárez, que participó en una de las mesas de la jornada de APD que llevaba por título 'Transformarse para competir', expuso que, aparte de la carrera o los títulos, la institución académica se está volcando en tratar de fomentar «otras capacidades» del alumnado «que son difíciles de sacar en el aula», por lo que ha desarrollado programas «disruptivos» en los que se enseña a trabajar en equipo o a resolver retos, entre otras cuestiones.

Suárez animó al empresariado a colaborar «de forma más estrecha» con la Universidad de Oviedo, ya sea proponiendo postgrados o cursos de formación acordes con las necesidades de las compañías asturianas o participando en los programas de casos reales. «Ya sé que existen las consultoras, pero la Universidad también hace estudios», agregó.

La carrera por la transformación digital está más viva que nunca y las empresas asturianas son conscientes de que deben subirse a este carro o rendirse. Por si hubiera alguna duda, Jesús Daniel Salas, directivo de DXC Technology (que hasta el pasado mes de abril operaba bajo el nombre de CSC), lo dijo bien claro: «Que nadie piense que se libra. Esta transformación es necesaria en todos los sectores. Orange va a hacer un banco. No sé si Google acabará haciendo coches», ironizó.

La primera de las mesas de trabajo de la jornada de APD, que moderó Eva Pando, directora del Idepa, estuvo dedicada a las 'claves del éxito de los centros de servicios compartidos en Asturias'. Y de ello hablaron los responsables de DuPont, Chemours y Axalta. Entre los tres emplean a más de 700 profesionales que, desde Asturias, dan cobertura a las multinacionales en el resto del planeta donde están presentes sus centros productivos.

En esos centros de excelencia trabajan personas de 29 nacionalidades, como en el caso de DuPont. Su presidenta, Ángela Santianes, explicó que «la calidad de vida, el entorno y los ingresos finales que se quedan en el bosillo son atrayentes para mucha gente, que conoce Asturias y que queda a vivir». También apuntó que en España, en general, «se han hecho cosas muy bien, desde que la salud sea gratuita a que se puedan hacer cosas divertidas». Todo ello son, a su juicio, razones de peso, tanto para atraer personal extranjero como para hacer retornar el talento asturiano. De hecho, apuntó que la rotación de la plantilla del centro de DuPont es inferior al 5%.

Un indicador que también comparte Chemours y que, según Gerardo Albornoz, director de su Centro de Servicios en Asturias, es «clave del éxito», porque «da estabilidad y nos permite mantener nuestros conocimientos».

Por su parte, la directora del área financiera de Axalta, Carmen González, aseguró que en Asturias «hemos visto mucha profesionalidad y ganas de hacer bien las cosas». Dijo también que «una manera de compensar a nuestra gente es seguir dándoles cursos de formación o de idiomas».

El consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, cerró la jornada ofreciendo toda la colaboración del Principado para el cambio digital de las empresas.

Más

Fotos

Vídeos