Arcelor respetará las inversiones comprometidas en el Principado

Arcelor respetará las inversiones comprometidas en el Principado

«Si la compañía quiere crecer en el futuro solo le cabe seguir invirtiendo donde está presente», afirman los sindicatos

S. B. GIJÓN.

Aparte del alivio que supone la confirmación de que Asturias se libra de la operación de venta de ArcelorMittal, la dirección de la compañía lanzó ayer otro mensaje positivo para las plantas de la región: se respetarán las inversiones comprometidas hasta la fecha. Según los planes previstos en el Principado, en solo cinco años (hasta 2022) el grupo siderúrgico ejecutará obras que sumarán un importe superior a los 600 millones de euros, entre ellas la la construcción de unas nuevas baterías de cok en Gijón y la ampliación de la acería de Avilés.

De la reunión del comité restringido, celebrada ayer en Luxemburgo, los sindicatos asturianos -representados por José Manuel Castro (CC OO) y Raúl Cueto (UGT)- extrajeron otra conclusión favorable a la siderurgia de la región, y es que si ArcelorMittal quiere crecer a partir de ahora, tras las desinversiones a las que le obligan las autoridades de Competencia de la CE, solo le queda la opción de hacerlo internamente, es decir, con inversiones en las plantas que mantiene, entre ellas las asturianas, y que se concentrarán en el suroeste europeo.

Rival italiano

En cualquier caso, los sindicatos son conscientes de que aunque Asturias haya quedado excluida de esta desinversión, la operación de Ilva convertirá a esta factoría italiana en el mayor rival del tren de chapa de Gijón, cuyo rendimiento está muy cuestionado, dados los malos resultados de los últimos años. Se da la circunstancia de que el tren de chapa de la italiana es especialmente bueno, con una capacidad de producción de 1,2 millones de toneladas, frente a los 495.000 de Gijón.

Por ello, la dirección del Clúster Asturias ha urgido a los sindicatos a llegar a un acuerdo para mejorar la competitividad de su instalación. La semana pasada presentó un paquete de inversiones que asciende a dos millones de euros para automatizar parte de los procesos y que, a su vez, llevaría aparejada la amortización de medio centenar de empleos. Las bajas se realizarían a través del contrato relevo. Además, el objetivo es conseguir las 550.000 toneladas anuales.

Entre las inversiones comprometidas por Arcelor en Asturias, la de las baterías de cok forma parte del plan multinaual ambiental, que de aquí a 2022 compromete un total de 210 millones de euros para Asturias. De esos 210, unos 130 corresponden a las referidas baterías de la acería gijonesa, que están llamadas a sustituir los obsoletos hornos de Avilés. Además, en 2019 la multinacional prevé poner en marcha la segunda fase de la remodelación de la LDIII.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos