El grupo asturiano gastó 15 millones en abogados por los contratos impagados

La empresa confía en completar el próximo año los 492 millones de los proyectos realizados en Australia, Argentina, India y Venezuela

S. B. GIJÓN.

Fue en la reunión que mantuvieron las asesorías jurídicas de Acciona y Duro Felguera, celebrada hace dos semanas, donde el grupo asturiano tuvo que poner sus números sobre la mesa y dar cuenta, entre otras cuestiones, de los impagos pendientes de varios proyectos por valor de 492 millones de euros. Para tratar su resolución, la compañía ha tenido que gastar 15 millones de euros en abogados externos.

En la Junta General de Accionistas, celebrada el pasado 22 de junio, el propio presidente de Duro, Ángel del Valle admitió que el ejercicio de 2016 había sido «malo» para la entidad, con un resultado neto consolidado de unas pérdidas de 18 millones de euros, pero a la vez presentó 2017 como el inicio del despegue de la ingeniería asturiana. Para ello, presentó los datos de contratación del primer semestre del año, tanto por cifra de negocio como por mercados en los que la compañía ha entrado (mencionó Canadá, Europa del Este y regiones de Oriente medio), como los avales de una recuperación que espera que sea completa en 2018, si consigue cobrar los 492 millones de euros que tiene pendientes por los proyectos de Argentina, Australia, varios en la India y Venezuela, donde hay litigios y arbitrajes pendientes de solución que la compañía considera de relativamente fácil solución y para los que ha tenido que desembolsar 15 millones de euros como minuta de los abogados externos contratados para tal labor. La empresa confía en poder cobrar todo o parte de esos 492 millones de euros en 2018, lo que supondría un importante refuerzo ya no solo de liquidez, sino también un refuerzo de la confianza en la solvencia financiera de Duro por parte de los potenciales clientes.

Actualmente, la empresa se encuentra en plena negociación con la banca acreedora para refinanciar 244,06 millones de euros de deuda.

Duro daba a conocer a principios de este mes que había pactado una tregua bancaria o 'standstill' sobre el vencimiento de deuda, que tendrá una duración máxima hasta el próximo 30 de septiembre. Mientras esté vigente este acuerdo, las partes estarán inmersas en el proceso de negociación sobre el vencimiento de deuda y garantías comerciales. La finalidad del grupo es llegar a una solución para la devolución de su deuda con Banco Santander, Santander de Leasing, Caixabank, Banco de Sabadell y Banco Popular, a los que se han adherido Bankia y BBVA.

Fotos

Vídeos