Javier Fernández descarta que el Principado tome una participación en Duro Felguera

EFE

El Gobierno asturiano no contempla la posibilidad de tomar una participación accionarial en Duro Felguera (DF) a través de la Sociedad Regional de Promoción dado que no puede hacerlo en el caso de empresas cotizadas y que, además, no sería la solución a la crisis financiera que atraviesa la compañía.

El presidente del Principado, Javier Fernández, se ha pronunciado así en su respuesta a una pregunta del portavoz de Podemos, Emilio León, en el pleno de la Junta General del Principado sobre las medidas adoptadas por el Ejecutivo ante la «crisis» que atraviesa la compañía de bienes de equipo.

«La empresa tiene saber-hacer y prestigio internacional para competir en mercados abiertos y lo ha hecho muy bien hasta ahora, pero ahora, por las razones que sean, el problema que tiene es financiero», ha señalado Fernández, que ha incidido en que, de no resolverse mediante un acuerdo con la banca, «no hay ningún futuro».

Según el jefe del Ejecutivo, desde el Principado se han tomado las iniciativas necesarias para intentar que la compañía pueda superar su actual coyuntura, pero ha considerado inoportuno explicitar públicamente las gestiones realizadas dado no beneficiaría «en absoluto» a la empresa.

Fernández ha lamentado que sea la plantilla quien esté pagando las consecuencias con la presentación de un ERE y ha recordado que, tras la reforma laboral del PP, la administración autonómica no tiene competencias para intervenir en el desarrollo del expediente de regulación de empleo y su resolución depende de lo que puedan acordar entre la dirección de la empresa y los trabajadores.

Durante el debate de la pregunta, seguida desde la tribuna de invitados por varios trabajadores de la compañía, León ha emplazado a Fernández tanto a explicar las gestiones que ha realizado para defender la continuidad de Duro como a «condenar» el ERE.

A su juicio, tras 160 años de historia en Asturias la empresa de bienes de equipo ha caído «en manos especulativas ante la inacción del Gobierno» dado que su problema no es la falta de carga de trabajo al contar actualmente con una cartera de 2.000 millones de euros en contrataciones pendientes sólo del aval de la banca.

«Lo que sobra son sinvergüenzas», ha apuntado León tras lamentar que en una empresa que ha funcionado «como photocall en las campañas electorales» sean ahora los trabajadores «quienes van a pagar este desfalco» tras obtener beneficios hasta 2014 y que, un año después y ya en pérdidas, sus directivos acordaran el reparto de 16 millones de euros en dividendos y cobraran los mayores bonus de su historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos