Miguel Sebastián: «Rajoy jamás habló de industria, y mira que lo hacía de economía»

El exministro de Zapatero considera que Sánchez lo tendrá «complicado», pero cree que «vamos a ir a mejor»

N. A. E. GIJÓN.

Mientras tenía lugar en Avilés la mesa redonda en la que intervino ayer Miguel Sebastián, exministro de Industria, Turismo y Comercio, se votaba en el Congreso la moción de censura a Mariano Rajoy. Así que nada más terminar, la pregunta fue bastante similar a una petición de 'minuto y resultado' de un partido de fútbol. «¿Cómo acabó?», interpeló a los periodistas, contento al conocer la respuesta. «Creo que es una situación ilusionante para muchos de los que queríamos y queremos acabar con la corrupción en nuestro país y profundizar en la democracia y las libertades, pero va a ser muy difícil», auguró. «Pedro lo sabe, gobernar sin haber pasado por unas elecciones es complicado, pero está dentro de las reglas del juego democrático, y lo que hay que hacer es un buen proyecto para que salga adelante el país», señaló también.

El que fuera uno de los mentores de Pedro Sánchez y colaborador estrecho no se ve como 'ministeriable'. «Creo que eso le corresponde a los jóvenes», aseguró, aunque sí se mostró dispuesto a «ayudar, asesorar y opinar» y, para comenzar con las recomendaciones, pidió enmendar el «error clarísimo» que supuso separar industria y energía en dos carteras distintas. «Tienen que ir de la mano, porque en el fondo una de las herramientas del pacto de Estado industrial es el pacto energético, y para la industria el coste energético es más importante ya que el laboral».

También aprovechó para cargar contra el escaso interés mostrado, en su opinión, por el Ejecutivo popular con este sector. De hecho, no se autodefinió como el último ministro de Industria socialista, sino como el último titular de esa cartera. «Ya ni se sabía quién era el ministro de Industria. Yo he hecho el test y la gente se equivocaba, decía que si Nadal (titular de Energía), ¿cómo iba a haber política industrial?», declaró, para recordar que «Rajoy jamás habló de industria, y mira que le gustaba la economía y se pasaba el día hablando de ella».

Ahora espera que este asunto cambie, en parte porque «tanto los vascos como los catalanes son muy proclives» a este sector, y en ellos puede encontrar aliados el nuevo Ejecutivo, pero también porque «Pedro es claramente proindustria». «Yo creo que vamos a ir a mejor», se mostró convencido. Lo que no tiene tan claro es que «la actitud de PP y Ciudadanos» permita llegar a pactos de Estado. «Me temo que, al menos en el corto plazo, no van a estar muy predispuestos, pero creo que el nuevo Gobierno tiene que intentar conseguir un pacto de Estado energético e industrial», manifestó, para defender la «gradualidad» en la descarbonización y que «no se aplique a rajatabla el criterio de la eficiencia económica sobre el carbón». «Tiene que haber una salida equilibrada y ordenada», reclamó.

Además, pidió una política industrial comunitaria, impulsar sectores estratégicos y que no se demonice la industria por sus emisiones. «¿No contamina el turismo o el transporte?», preguntó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos