Nestlé fabricará en Asturias el 25% de los productos de su nueva gama 'bio'

Nestlé fabricará en Asturias el 25% de los productos de su nueva gama 'bio'
Fábrica de Nestlé en Sevares. / Juan García Llaca

La planta de Sevares elaborará los potitos de esta línea, mientras que de la de Gijón ya sale fabada con menos grasa

Noelia A. Erausquin
NOELIA A. ERAUSQUINGijón

Nestlé se ha sumado a la moda de los productos biológicos y ha lanzado una nueva gama que tiene su repercusión en Asturias, ya que el 25% de la fabricación se realizará en la planta que la compañía suiza tiene en Sevares, donde se producen potitos para bebés y leches líquidas y trabajan dos centenares de personas. Otro 40% se elaborará en las instalaciones de Reus (Tarragona) y Miajadas (Cáceres) y, el resto, fuera del país.

La nueva gama incluye purés, 'pouches' (bolsitas), papillas, postres lácteos y galletas, pero lo que se fabricará en la factoría piloñesa son las seis variedades de potitos que salen al mercado, tres de frutas y tres de carne.

De momento, este lanzamiento no tendrá repercusión en la plantilla de la instalación asturiana ni supondrá nuevas inversiones, aunque la multinacional suiza no descarta que pudiera tener que incrementarse si los consumidores avalan estos productos.

Nestlé confía en esta gama y prevé que, en cinco años, las novedades 'bio' aporten entre un 10% y un 15% a su cifra de negocio. Así lo anunció el director general de Nestlé España, Laurent Dereux, eTn su última rueda de prensa, ya que se jubila tras 38 años al servicio de la compañía y pasa el testigo a Jacques Reber, hasta ahora director general de Nestlé en Filipinas.

Para Dereux, la incorporación de la gama 'bio' supondrá una oportunidad para las plantas implicadas, entre ellas la asturiana, así como para los productores con los que trabaja ya la empresa, que han identificado el potencial de los cultivos ecológicos y están cambiando parte de su actividad. En este sentido, el Oriente de la región registra el 40% de las altas de nuevos elaboradores ecológicos.

Según explican fuentes de la empresa, para obtener la certificación de 'bio' se requiere una auditoría previa que acredita la trazabilidad de estos productos. Se trata de un proceso para el que las fábricas de Nestlé ya estaban adecuadas y que se obtiene en unos nueve meses.

Además, en la búsqueda de alimentos más saludables, la multinacional ha lanzado bajo la marca Litoral, que se elabora en sus instalaciones de Gijón, una fabada con un 30% menos de grasa y sal. En esta instalación trabajan unas 90 personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos