Nicolás de Abajo será el responsable mundial de los centros de I+D de ArcelorMittal

Nicolás de Abajo, en las instalaciones que el centro tiene en Avilés. / MARIETA
Nicolás de Abajo, en las instalaciones que el centro tiene en Avilés. / MARIETA

El ingeniero asturiano coordinará a partir del 1 de julio el trabajo de investigación que 1.550 personas realizan en los trece equipamientos repartidos en siete países

JOSÉ MARÍA URBANO AVILÉS.

Nicolás de Abajo (Gijón, 1970) será a partir del 1 de julio próximo el máximo responsable de los trece centros de I+D que ArcelorMittal tiene repartidos a nivel mundial en siete países y que suman una plantilla de 1.550 personas, entre técnicos e investigadores, con un presupuesto anual superior a los 300 millones de dólares. De esta forma, los responsables del líder mundial de la siderurgia reconocen el extraordinario trabajo que Nicolás de Abajo viene realizando en los tres centros de España, los dos de Asturias, ubicados en Avilés, y el del País Vasco, tras convertirlos en un referente mundial y desde donde han salido proyectos que posteriormente han sido desarrollados en las plantas de la siderúrgica que preside y dirige Lakshmi Mittal y su familia. La sede de esta nueva dirección se ubicará en Luxemburgo, sede oficial de ArcelorMittal, aunque De Abajo seguirá teniendo su residencia en Asturias.

La dirección de ArcelorMittal ha creído conveniente buscar una mayor coordinación de todo el trabajo que se realiza en I+D, con el fin de reforzar su organización, en la que confluyen las singularidades que aporta cada país. De esta forma, Greg Ludkovsky, vicepresidente de Arcelor Mittal, seguirá siendo el máximo responsable de I+D de la multinacional siderúrgica, pero ahora se pretende reforzar su estructura con un responsable general de todos los centros, a modo de coordinador, un cargo de nueva creación que es el que ostentará Nicolás de Abajo a partir del 1 de julio.

Más información

Desde ese momento, el ingeniero asturiano se responsabilizará de los centros de Global R&D, nombre con el que la compañía denomina a sus equipamientos de I+D repartidos por Canadá, Estados Unidos (dos centros), Brasil, Bélgica, Luxemburgo, Francia (cuatro) y España (tres). A todos estos, en breve habrá que unir el de Italia, en cuanto se haga efectiva la compra de Ilva.

La coordinación que se busca con el nombramiento de Nicolás de Abajo va mucho más allá de la labor concreta que realiza cada centro. Se trata de aprovechar la diversidad cultural de cada equipamiento, la forma de afrontar la I+D de cada país, y sobre todo sumar las sinergias que aportarán las potentes redes establecidas por cada uno de ellos con centros tecnológicos, universidades, proveedores y clientes. Desde esa perspectiva es desde la que se ha analizado la creación de este nuevo puesto de dirección, al concluir que ArcelorMittal va a recibir el trabajo y las investigaciones de muchas más personas que las 1.550 que hoy emplea en sus trece centros. El abanico de proyectos se aprovechará de esa diversidad a la hora de afrontar nuevos productos para la multinacional siderúrgica, pero también de lo que sea capaz de desarrollar en apoyos a sus clientes y a sectores enteros como el del automóvil, la construcción, el energético o la logística. Todo un mundo de posibilidades y un trabajo, el de Nicolás de Abajo, que se verá enriquecido con esa amplia perspectiva que se le abre ahora, aunque tampoco será algo desconocido para él, ya que desde su responsabilidad de los equipos de Avilés y País Vasco, convertido el primero en un referente dentro de la propia empresa, conoce bien todos los centros, con los que ha mantenido una estrecha relación, después de que desde España se iniciaran una serie de proyectos que luego se fueron complementando en todas las plantas. Uno de los objetivos del nuevo responsable será el de establecer una mayor coordinación para evitar duplicidades .

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos