La plantilla de Arcelor prepara concentraciones en las fábricas por el exceso de horas extra

La plantilla de Arcelor prepara concentraciones en las fábricas por el exceso de horas extra

Los sindicatos también pedirán la actualización de la norma general del escalafones, ante el malestar de aquellos que llevan hasta cinco años cubriendo bajas

AIDA COLLADO GIJÓN.

Tras una agitada jornada sindical, las aguas revueltas a causa el desacuerdo sobre la posible contratación coyuntural de personal a través de ETT han vuelto a su cauce. La parte social de ArcelorMittal ha recuperado el «clima de normalidad» y ayer consensuó por unanimidad las diferentes medidas y reclamaciones que, si son aprobadas la próxima semana por los diferentes comités, plantearán a la dirección de la empresa. Uno de los acuerdos alcanzados por los sindicatos mostrará su rechazo al exceso de horas extras. Ahora que saben que en 2017 se superaron las 196.000 horas trabajadas de más, en línea con las cifras de años anteriores -a excepción de 2016, cuando se registraron muchas más, debido a las paradas que fueron necesarias durante el ejercicio- y que las medidas anteriormente adoptadas (tales como abaratar su precio cuando se excedan las 80 horas extra anuales legales por cada trabajador) no han funcionado, los representantes de la plantilla han decidido pasar a la acción. Por eso, plantearán concentraciones a la entrada de las plantas asturianas y repartirán octavillas entre los empleados para concienciarles de la necesidad de reducir las horas extra que en su mayor parte son voluntarias y equivalen a unos 120 puestos de trabajo.

Los comités de Avilés, Gijón y Aboño, junto a los representantes de las secciones sindicales, exigirán también la actualización de la norma general de escalafones, que regula los organigramas de cada taller, la distribución de la plantilla o los ascensos. Se trata de desarrollarla -haciendo, por ejemplo, que prime la antigüedad-, con el objetivo de evitar el malestar generado entre algunos trabajadores que «llevan hasta cinco años de 'cubrebajas' sin ocupar un puesto concreto de manera efectiva».

Por otra parte, también se pedirá un mayor rigor en la convocatoria de los puestos de planificador programador, una figura ya introducida hace un par de años para encargarse no de las reparaciones, sino de la organización de las tareas de mantenimiento. «Hasta ahora la empresa lo ha hecho a la trágala y pedimos que haya rigor a la hora de acceder a estas plazas».

Algo parecido reclamarán para los exámenes a mantenimiento. Para el convenio actualmente en vigor se negoció que el personal de producción pueda acceder a este tipo de puestos. Pero hoy «son los propios departamentos los que muchas veces eligen a dedo» a quienes van a desempeñar estas labores. Los sindicatos han tenido en cuenta que para acceder a un puesto de trabajo en Arcelor ya se exige FP2, preferiblemente, en ramas eléctricas o mecánicas y quieren aprovechar la alta capacitación del personal para «ordenar el acceso a mantenimiento, con pruebas que en las que primarían la titulación y la antigüedad».

El hecho de que los representantes de los diferentes sindicatos hayan acordado todas estas reclamaciones por unanimidad tiene especial relevancia la misma semana en la que se enfrentaron por el hecho de que Arcelor abra la puerta a las contrataciones a través de ETT. Se trata de una medida coyuntural a fin de mejorar la producción de la acería de Gijón, que UGT aprueba y CC OO rechaza. Ante esta discrepancia, Comisiones ha convocado una asamblea general de afiliados de la LGD, que se celebrará el próximo martes, para resolver dudas y decidir los pasos a dar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos