Arcelor y los sindicatos alcanzan un preacuerdo para el tren de chapa que suprimirá 32 empleos

Arcelor y los sindicatos alcanzan un preacuerdo para tren de chapa que suprimirá 32 empleos
El tren de chapa de Arcelor en Gijón lleva quince meses en números rojos. / L. SEVILLA

El plan incluye inversiones por dos millones de euros y tiene como objetivo dar viabilidad a la instalación, amenazada de cierre por sus malos resultados

NOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

Arcelor y los sindicatos mayoritarios (UGT, CC OO y USO) firmaron ayer, a última hora de la tarde, un preacuerdo para llevar a cabo una reorganización en el tren de chapa de Gijón con el objetivo de que vuelva a ser competitivo y abandone los números rojos en los que lleva quince meses. El documento, que tiene que ser ahora ratificado por los afiliados de las centrales, incluye inversiones en automatizaciones por unos dos millones de euros, pero también la amortización de 32 empleos, aunque solo si la tecnología que se incorpora da los resultados esperados. Fuera del texto ha quedado la propuesta de la empresa de suprimir cinco empleos en el área de mantenimiento, a la espera de una reorganización específica de esas tareas. Todas las salidas se realizarán de forma no traumática, a través del contrato relevo.

Los representantes de los trabajadores reconocían ayer que se trata de un texto que no les gusta firmar, por la reducción de personal que supone, pero que es la opción «menos mala» ante «el riesgo cierto de cierre» con el que amenazó la multinacional, un ultimátum agravado por la posible compra de Ilva, que tiene una mastodóntica planta con un tren de chapa que produce más del doble que el gijonés. Por su parte, fuentes de la empresa calificaron el documento de «satisfactorio» y «el mejor acuerdo posible alcanzado tras un esfuerzo en la negociación».

El objetivo de ArcelorMittal con estas medidas es lograr incrementar la producción de las 495.000 toneladas con las que cerró el año pasado hasta 550.000, mientras que se reduce la plantilla, que en la actualidad se sitúa en 370 trabajadores.

«Es la única solución viable para garantizar el futuro del tren», creen UGT, CC OO y USO

El preacuerdo firmado ayer incluye también la creación de una comisión de seguimiento encargada de verificar el cumplimiento de los diferentes puntos, y que se responsabilizará de comprobar si las automatizaciones que se incorporen funcionan y permiten cada una de las amortizaciones previstas.

En un comunicado conjunto redactado por los tres sindicatos, califican estas negociaciones como «una de las más complicadas de los últimos años» y también que «el resultado final está muy alejado de lo que nos hubiera gustado conseguir», pero también destacan que durante las negociaciones «se ha hecho el mayor esfuerzo posible para minimizar el impacto del ajuste sobre el empleo». De hecho, consideran este preacuerdo «la única solución viable para garantizar el futuro del tren de chapa».

José Manuel García, secretario general de UGT-FICA en la planta de Arcelor en Gijón, espera que con estas medidas la instalación «tenga viabilidad y no tener que lamentar un cierre que afecte a toda la plantilla». Mientras que, José Manuel Castro, secretario general de CC OO en ArcelorMittal, reconoce que «el acuerdo no es bueno, pero es mejor que el cierre» y recuerda como él estuvo presente en la asamblea de trabajadores que suponía el cese de la actividad en la planta de Zumárraga. «Prefiero hablar de 32 como máximo que de 370», señalaba ayer. Por su parte, el secretario de Acción Sindical de USO en Arcelor, Segismundo Lorenzana, coincidía en que «no es el acuerdo más deseado, pero permitirá tirar para adelante y poner el tren de chapa en positivo».

Las claves:

  • 1

Efectos sobre el empleo. El tren de chapa cuenta en la actualidad con 370 trabajadores directos de la multinacional, más los de auxiliares. El objetivo de Arcelor es amortizar 32 empleos propios, de forma que se reduzca la plantilla en un 8,6%.

  • 2

Inversiones en el tren. Aunque no se incluyen las inversiones exactas en el documento, la multinacional las cifra en el entorno de los dos millones de euros. Su objetivo principal será permitir automatizaciones que den paso después a amortizaciones de personal.

  • 3

Más producción. Además de reducir la plantilla, Arcelor quiere que se incremente la producción por encima de un 10%. Pasar de las 495.000 toneladas del año pasado a 550.000. Ambos factores implicarán que la instalación gane en productividad y ahorre costes.

  • 4

Comisión de seguimiento. El documento establece la creación de una comisión de seguimiento para verificar el cumplimiento de todos los puntos, así como para comprobar la efectividad de las automatizaciones antes de amortizar cualquier puesto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos