Duro Felguera camina hacia la ampliación de capital tras perder 254,5 millones en 2017

Duro Felguera camina hacia la ampliación de capital tras perder 254,5 millones en 2017
Ángel del Valle. / E. C.

La compañía confía en «corregir la situación patrimonial en los próximos meses» tras negarse la familia

S. BAQUEDANO GIJÓN.

La presentación de resultados de 2017 de Duro Felguera se hizo de rogar. El consejo de administración extraordinario que comenzó el lunes, se reanudó ayer y no fue hasta las 20.35 horas cuando la compañía pudo remitir a la CNMV el hecho relevante que daba cuenta de unas pérdidas de 254,5 millones de euros, los peores datos de la historia del grupo asturiano.

Los resultados fueron remitidos al órgano supervisor sin el informe del auditor, dado que no contó con el visto bueno de la familia Arrojo, que se opuso a formular las negativas cuentas que se forjaron cuando Ángel Antonio del Valle era presidente de la compañía y que en este último consejo ha vuelto a insistir en abocar la empresa a un concurso de acreedores. Duro Felguera tiene ahora un mes para presentar el citado informe de auditoría. Y tiene tiempo también para dar la vuelta a la compleja situación que atraviesa.

Causa de disolución

Con unas pérdidas de 254,5 millones de euros y un ebitda negativo de 173 millones, la compañía registra un patrimonio neto negativo de 164,8 millones de euros en el grupo consolidado y de 181,1 millones en el individual. Estos números rojos colocan al grupo asturiano en causa de disolución. Pero Duro Felguera tiene confianza en «corregir esta situación patrimonial en los próximos meses». Para ello, el grupo anunció hace una semana que reducirá capital para enjugar pérdidas y ajustar su patrimonio, como paso previo a una ampliación de capital de hasta 125 millones de euros.

Para intentar sacar adelante la operación, la compañía ha fichado a la firma Fidentiis Equities, tanto para «valorar la posibilidad de llevar a cabo con éxito dicha ampliación», como para mantener «en paralelo conversaciones con inversores privados interesados en entrar en el capital». Con estas operaciones, Duro Felguera confía en cerrar un acuerdo de refinanciación con la banca acreedora que le permita reducir su endeudamiento, reequilibrar sus fondos propios, mejorar sus niveles de liquidez y obtener financiación fresca con la que acometer un nuevo plan de negocio.

En el hecho relevante que la compañía remitió a la CNMV informa sobre de sus resultados del ejercicio de 2017, una anualidad en la que su rentabilidad se ha visto «afectada sensiblemente, sobre todo en dos aspectos: menores ventas en todas sus líneas combinadas con unos márgenes negativos; y una contratación de 576 millones de euros, un 7,8% inferior a la de 2016».

Así, el ebitda negativo asendió a 173 millones de euros. Si se ajustan las provisiones por litigios y deterioro de deuda soberana por 46 millones de euros, el ebitda ajustado alcanza 70 millones de euros. El resultado neto presenta unas pérdidas de 254,5 millones de euros, afectado adicionalmente por el deterioro de 17 millones de euros por el fondo de comercio y otros activos intangibles de DF Núcleo, de cuatro millones de euros por el precio de venta de activos inmobiliarios y de 53 millones de euros por la baja parcial de los activos por impuestos diferidos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos