Los sindicatos ven «lamentable» una decisión «anunciada con nocturnidad y alevosía»

Reprochan a la dirección que su primera medida sea plantear un expediente de extinción, «amparándose en estas fechas y dejando en una situación de indefensión a la plantilla»

A. COLLADO GIJÓN.

La corta reunión en la que se anunció a la plantilla de Duro Felguera S. A. -con centros de trabajo en el Parque Tecnológico de Gijón y en Madrid- la presentación de un ERE de extinción para una parte aún por determinar de sus trabajadores cayó ayer como una bomba a pocas horas de las fiestas de Semana Santa. El secretario general de la Federación de Industria de CC OO en Asturias, Damián Manzano, tildó de «lamentable, penoso e, incluso, barriobajero que la primera medida de la actual dirección sea presentar este expediente, amparándose en estas fechas y generando una situación de incertidumbre e indefensión entre los trabajadores», que según advierte durará días.

Critica sin ambages la toma de una decisión de este tipo, «cuando sigue habiendo mucho por hacer con los salarios de algunos, absolutamente desproporcionados». En este sentido y a pesar de los últimos ajustes anunciados para rebajar la retribución de los directivos, amplió, «si se les ha recortado el sueldo en un 10%, aún hay algunos a los que habría que bajárselo un 50% o desaparecerlo».

Además, Manzano considera que esta medida se ha planteado de forma «completamente incierta», ya que «se sigue sin aclarar la situación de la refinanciación de la deuda, el acuerdo con los bancos o la posible entrada de un inversor que aporte capital a la compañía».

Por su parte, el responsable de Política Sindical, Negociación colectiva y Empleo de UGT-FICA, Javier Campa, advirtió a la empresa de que «si cree que va a salir del furacu, culpa de una mala gestión de la dirección y no de sus trabajadores, apretando y echando a quienes son sus principales activos, está tomando una decisión completamente errónea». Campa quiere esperar a conocer los detalles del expediente presentado antes de realizar una evaluación más profunda, pero teme que «al final, la mala gestión de la dirección la paguen los de siempre». Si Duro «mete un bocado a sus ingenieros, que son quienes mejor conocen la compañía y su trabajo, luego lo va a lamentar, están cavando un pozo aún más hondo».

A ninguno de los sindicatos les ha gustado el momento elegido para informar del ERE, «a cuatro horas del puente, con nocturnidad y alevosía», acusan. Un signo, resume Manzano, de la «falta de sensibilidad hacia los trabajadores», ya que «dificulta la comunicación entre los miembros del comité de empresa» y la propia plantilla, lo que provoca «aún más ansiedad» entre quienes acaban de recibir la noticia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos