Del Valle niega sobornos en Venezuela y aduce que dimitió para proteger a Duro Felguera

Del Valle niega sobornos en Venezuela y aduce que dimitió para proteger a Duro Felguera
Ángel del Valle, ayer, a su llegada a la Audiencia Nacional. / EFE

Asegura en la Audiencia Nacional que el grupo asturiano necesitaba «un individuo limpio» que ayudara a la compañía, que ya perdió contratos debido a la investigación

S. BAQUEDANO / AGENCIAS MADRID / GIJÓN.

Su comparecencia en la Audiencia Nacional duró poco más de una hora. Solo respondió a las preguntas del fiscal y a las de su letrada, y se mantuvo firme: «Todo se hizo conforme a los principios internos y a las reglas que rigen la contratación de Duro Felguera». De esta forma, su ex presidente, Ángel Antonio del Valle, defendió la legalidad de los acuerdos suscritos en Venezuela y negó que el grupo asturiano sobornara a altos cargos del país latinoamericano a cambio del contrato para la construcción de la central de ciclo combinado de Termocentro en 2009. Además, dijo que esa acusación de la Fiscalía Anticorrupción -dirigida también contra su antecesor, Juan Carlos Torres Inclán, y contra la propia sociedad, además de contra ex altos cargos venezolanos- ha provocado un gran daño nacional e internacional a Duro Felguera y que por eso él decidió dimitir, el pasado mes de noviembre, de su cargo de presidente, para no perjudicar aún más a la empresa.

Su comparecencia había sido aplazada hasta ayer desde la semana pasada y Del Valle apareció, poco antes de las diez de la mañana, junto a su abogada, una penalista madrileña que lleva el caso. Según fuentes jurídicas, el expresidente de Duro Felguera y actualmente miembro de su consejo de administración -pertenece a la principal familia accionista que controla el 24,4% del capital- no se salió del guión en su cita ante el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, y rechazó las acusaciones de la Fiscalía Anticorrupción, que le investiga junto a una decena de personas físicas y jurídicas por sobornos y blanqueo de capitales. En concreto, sospecha que el grupo asturiano pudo haber pagado cerca de 90 millones de euros en comisiones ilegales a ex políticos y funcionarios venezolanos a cambio de la construcción de la central de ciclo combinado de Termocentro en 2009.

Del Valle defendió la legalidad de los acuerdos suscritos en Venezuela. El primero, de 25 millones de dólares (21 millones de euros) firmado en 2008 con Técnicas Reunidas (Terca); un segundo contrato por 53,9 millones de dólares (45,5 millones de euros) en concepto de asesoramiento prestado por Terca; y la posterior cesión de estos servicios a Ingeniería Gestión de Proyectos de Energía, propiedad de Villalobos y su mujer, también querellados.

Sobre su dimisión como presidente de Duro Felguera, sostuvo que vino motivada por los momentos difíciles por los que atravesaba la empresa, en mitad de las negociaciones con la banca para cerrar la operación de refinanciación. Circunstancia que requería de un «individuo limpio» que ayudara al grupo, lastrado por el caso y al que la investigación ha hecho perder varios contratos, expuso. Al salir de la Audiencia declaró a los periodistas que «lo fundamental es que no hubo nada de nada».

También compareció ayer el representante legal de Duro Felguera, jefe de su asesoría jurídica y secretario del consejo de administración, Secundino Felgueroso, que no hizo declaraciones. El interrogatorio a los investigados continuará el 26 de febrero, fecha en la que está citado el ex viceministro de Desarrollo Económico de Venezuela Javier Alvarado.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos