«Los españoles estamos cansados de reñir, menos mal que tenemos este Rey»

Don Felipe se hizo un 'selfie' con un grupo de empleados de la línea de yogures / DAMIÁN ARIENZA

Los trabajadores de Central Lechera destacan la cercanía de Felipe VI, quien elogió el esfuerzo diario de ganaderos como el naviego Raúl Fernández

A. COLLADO / D. FERNÁNDEZ GRANDA (SIERO).

Raúl Fernández vive en Cabanella, en el concejo de Navia. En la misma casa en la que un día de 1967 Jesús Sáenz de Miera se acercó para hablarle de la creación de un Grupo Sindical de Colonización dirigido a ganaderos con el fin de fundar una cooperativa que defendiera los intereses de los productores frente a la industria. Un año después, en 1968, la cooperativa Central Lechera Asturiana se fundaba, con Raúl Fernández como socio. Como hoy lo son también su hija, Loli, y su nieta, Verónica. La historia de la familia Fernández, siempre unida a CLAS, relatada por ellos, está recogida en un vídeo que ayer se emitió en las instalaciones de Granda para conmemorar el cincuenta aniversario de la planta embotelladora de la Central.

Raúl Fernández, que fue portavoz municipal de URAS en Navia en la legislatura 1999-2003, y su familia fueron ayer invitados de honor al acto organizado por CLAS. Y a él fue a quien primero saludó Felipe VI cuando se clausuró el acto. A la conclusión del mismo, el Rey, acompañado por el presidente del Principado, Javier Fernández; la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, y los directivos de CLAS y CAPSA quiso saludar a esta familia naviega, a la que elogió por simbolizar el esfuerzo diario de los ganaderos.

Raúl Fernández estaba ayer muy emocionado. «Primero porque CLAS es como mi familia y después porque el Rey ha estado muy cariñoso con nosotros», dijo.

El ganadero naviego y su familia protagonizaron un vídeo sobre la historia de CLAS

Este ganadero jubilado no escatimó elogios hacia Felipe VI, a quien definió como «un hombre muy cercano y muy cordial». No quiso desvelar Raúl Fernández si aprovechó su encuentro con Felipe VI para departir sobre la actualidad política nacional, especialmente la catalana, aunque por sus palabras puede interpretarse que sí: «Los españoles estamos cansados de reñir, menos mal que tenemos a este Rey de concordia y fraternidad».

Una foto con la plantilla

No fue el único que tuvo la oportunidad de departir ayer, aunque solo fuera unos minutos, con el Rey. Otros socios de CLAS y trabajadores de la planta de Granda también pudieron comprobar la cercanía del monarca, quien no paró de interesarse por el sistema de producción y embotellado de la planta sierense. Y así lo comprobaron un grupo de empleados de la línea de yogures. Felipe VI saludaba a los invitados y cuando llegó a este grupo de trabajadores le pidieron hacerse una foto con ellos, a lo que el Rey accedió. Marga Solares sacó su móvil y estiró el brazo para hacerse el 'selfie' grupal. El monarca se ofreció entonces, al percatarse que todos los componentes del grupo no salían en la foto, a coger el celular para disponer de mayor ángulo. Y así fue, cogió el móvil de Marga y 'disparó' la foto -a la izquierda de estas líneas, la foto realizada por don Felipe-.

Este grupo de trabajadores, así como el resto de asistentes que tuvieron la oportunidad de saludar a don Felipe, destacaron la cercanía del Rey, que no puso reparos para hacerse fotos con todos los que se lo solicitaban. En varias ocasiones se escucharon vivas al Rey y a España, entonados por varios asistentes.

Se le vio muy interesado durante todo el recorrido por la fábrica de CLAS en Granda sobre el funcionamiento de la misma, cuyo proceso de embotellado de leche fue explicado por los directivos de la Central Lechera.

Tras más de dos horas, don Felipe puso fin a su visita a las instalaciones de Granda. Era la segunda vez que el Rey recorría esta planta. Hace veinte años ya lo había hecho, en esa ocasión como Príncipe de Asturias, como también lo hicieron en 2006 sus padres, los reyes don Juan Carlos y doña Sofía.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos