Zorita acaba su contrato en Duro con un plan de negocio para sanear y reflotar el grupo

La sede madrileña de Duro Felguera, cuya venta se está ultimando./IÑAKI MARTÍNEZ
La sede madrileña de Duro Felguera, cuya venta se está ultimando. / IÑAKI MARTÍNEZ

Acacio Rodríguez tendrá que optar entre la entrada de Bybrook en el grupo asturiano o una ampliación de capital con grandes patrimonios, un asturiano entre ellos

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

El contrato de Miguel Zorita como asesor del consejo de administración de Duro Felguera venció el pasado sábado. No hubo lugar a una renovación ni a él le interesaba que la hubiera. La misión para la que fue encomendado ha concluido. «La compañía necesitó su asesoramiento y ahora necesita capacidad de ejecución. Antes había que saber qué hacer con Duro Felguera y ahora toca hacer», explican fuentes cercanas al grupo asturiano. Zorita se centrará de nuevo exclusivamente en el Grupo Zima que preside y que se sustenta en cinco pilares: Daorje, Pine, Zima Robotics, Escor y Daorje Medioambiente.

El ejecutivo valenciano se echa a un lado para dejar paso al nuevo presidente de Duro. Acacio Rodríguez fue propuesto hace dos meses por el propio Zorita para llevar las riendas de la ingeniería. Tras su nombramiento por el consejo de administración, el pasado viernes la compañía hacía público el relevo en un hecho relevante comunicado a la CNMV. Ángel Antonio del Valle dejaba Duro y daba el relevo al hasta ahora consejero independiente, el hombre que pilotó la dura reconversión siderúrgica en la década de los noventa.

A Acacio Rodríguez le corresponde ahora ejecutar y tratar de llevar a Duro a buen puerto. «Zorita le ha dejado las herramientas. Consiguió que los interlocutores de la banca y de la empresa se sentaran a negociar el plan de avales para conseguir liquidez transitoria; ha atraído potenciales inversores y ha elaborado un buen plan de negocio que incluye una propuesta de renegociación de la deuda, otra para llevar a cabo una ampliación de capital y desinversiones de activos que no son el 'core' o actividad principal de la empresa», resumen las fuentes.

El nuevo presidente de Duro Felguera tiene dos opciones, según quienes conocen bien todo este proceso. La primera sería decantarse por el fondo británico Bybrook, que es la oferta que está más adelantada y sería la alternativa más inmediata y fácil. Este inversor podría estar dispuesto a inyectar entre 75 y100 millones, vía deuda intercambiable con acciones, con la pretensión de asumir entre el 50% y el 55% del capital de la ingeniería asturiana.

Bybrook o 'family office'

La otra opción, una vez aprobada la refinanciación de la deuda por parte de la banca acreedora, consistiría en aprobar una ampliación de capital por 100 millones a la que estarían dispuestos a entrar entre tres y cuatro 'family office' o grandes patrimonios, entre ellos una familia asturiana de gran prestigio y relevancia en el ámbito financiero e industrial. «Esta operación sería muy interesante para la propia compañía y para los bancos, que entienden que Duro sabe hacer muy bien las cosas», explican las mismas fuentes.

«Para salir a Bolsa con una ampliación de capital y que la operación salga bien hacen falta: un plan de negocio, un buen equipo directivo, una buena historia que vender y que el mercado esté abierto y en buena disposición. Si se dan estas circunstancias, el éxito está asegurado. A los inversores les va a interesar una empresa con un balance fuerte e inmaculado, como puede dejarse el de Duro renegociando la deuda con la banca», agregan.

Antes de todo ello, queda pendiente la liberación de avales por parte de la banca acreedora, que ya ha aprobado un plan que incluye el compromiso de Duro Felguera de aportar garantías por 10 millones de euros con la venta del edificio de su sede en Madrid. Las entidades liberarían la cuantía restante, hasta los 31 millones que son necesarios para que la compañía pueda hacer frente a los impagos y vuelva a contratar carga de trabajo.

Acacio Rodríguez se reunía ayer con la banca en una primera toma de contacto tras asumir la presidencia del grupo.

La última oferta por la sede de Madrid procede de un cliente del Banco Sabadell, al parecer un fondo luxemburgués que estaría interesado en su compra.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos