El Gobierno convoca más de 20.000 plazas, la mayor oferta de empleo público en décadas

Opositores a un puesto en la administración. / F. Gómez

Casi 4.250 serán de nueva creación, 8.000 irán dirigidas a cubrir jubilaciones, 2.600 para afrontar el empleo interino y además entre 5.300 y 5.500 de promoción interna

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Una oferta de empleo público “histórica”, la más ambicioso desde hace muchos años, es lo que aprobará este viernes el consejo de ministros tras cerrar un acuerdo este jueves con los sindicatos. Supondrá más de 20.000 plazas, de las que una de cada cinco será de nueva creación y entre 5.300 y 5.500 de promoción interna.

Concretamente, el Gobierno convocará una oferta de empleo público ordinaria para 2017 con un total de 10.606 plazas, de las cuales cerca de 8.000 irán dirigidas a cubrir las vacantes por jubilación y el resto, unas 2.600, para afrontar el empleo interino en la administración, según datos aportados por los sindicatos, pues el Ministerio de Hacienda no ha concretado la oferta a la espera de que el ministro, Cristóbal Montoro, confirme estas cifras en la rueda de prensa tras el consejo de ministros. Aunque la idea es rebajar la alta tasa de temporalidad que se da en el sector público del 23% al 8%, la convocatoria es abierta y, por tanto, podrán acceder a ella todos los que cumplan los requisitos, tal y como recalcaron desde CSiF.

De esta convocatoria ordinaria, 7.000 plazas serán para la Administración General del Estado (AGE), lo que supone la mayor oferta desde 2008, cuando se inició la crisis, y más de 3.300 para la Administración de Justicia, de las cuales 2.600 serán para consolidar empleo y 760 para reposición.

Pero además, a la convocatoria ordinaria se sumará otra extraordinaria que incluirá 4.246 plazas de nueva creación, que se convocarán la mitad de ellas para el próximo año y la otra mitad para 2018. Se trata, por tanto, de la primera vez que se crea empleo neto en la Administración desde 2010, cuando comenzó el recorte en el sector público. El objetivo es cubrir los servicios más deficitarios del Estado y, por tanto, 2.150 irán destinadas a reforzar la Agencia Tributaria, aumentando el número de inspectores de Hacienda para luchar contra el fraude fiscal. Otras 546 plazas serán para la Seguridad Social, entre ellas con puestos de inspectores de trabajo que velen por el fraude laboral; 400 vacantes irán al Servicio Público de Empleo, 152 para personal de las oficinas del DNI y 70 más para la Dirección General de Tráfico, dos cuerpos que están desde hace tiempo colapsados y con listas de espera de meses para poder tener el documento de identidad y sacarse el carnet de conducir.

Desde CSIF se congratulan de que “permitirá, por primera vez en décadas, crear empleo neto e incorporar personal por encima de las jubilaciones previstas para este año”. El secretario de la AGE de UGT, Carlos Álvarez Andújar, muestra su “satisfacción” porque así la tasa de reposición de las vacantes alcanzará el 120%. Por su parte, su homólogo en CC OO, José Manuel Vera, considera que “la convocatoria de aproximadamente 8.000 plazas de ingreso libre es la más ambiciosa de los últimos años”, peo recalca que “no podemos estar completamente satisfechos porque aún así supone una pérdida de casi 800 puestos de trabajo, ya que la convocatoria no cubre el 100% de las reposiciones".

Fotos

Vídeos