Fade afirma que «la igualdad es un factor de competitividad, quien no la practica pierde talento»

Fade afirma que «la igualdad es un factor de competitividad, quien no la practica pierde talento»

La patronal critica que «se intenta identificar en demasiadas ocasiones política y sindicalmente brecha salarial con explotación empresarial, sin fundamento»

O. V. GIJÓN.

Pese a que la reinvindicación contra la brecha salarial tiene un claro tinte sindical, la patronal asturiana también se une a la causa. El presidente de Fade, Belarmino Feito, apuntó ayer que «la igualdad es un factor de competitividad en la empresa», y advirtió de que «quien no la practique tendrá una peor amenaza que la sanción administrativa: la pérdida de talento».

En ese sentido, Feito subraya que «creo firmemente en la igualdad de oportunidades; un trabajo desempeñado en igualdad de condiciones debe ser igualemente retribuido». Por ello, el presidente de la patronal estima que hay que «profundizar en el análisis de las razones sociológicas y económicas del problema de la brecha salarial, que exceden el ámbito puramente empresarial». En esta pugna, Fieto espera poder «implicar a todos los socios de Fade, al Gobierno asturiano y a otras organizaciones, en un programa de 'mentoring' para profesionales y directivas que favorezca el acceso de las mujeres a puestos de mayor responsabilidad».

La patronal asturiana, en todo caso, recuerda que «tal y como está concebido como concepto estadístico», la brecha salarial «no mide la diferencia de salario entre una mujer y un hombre por un mismo trabajo, sino la media de lo que ganan hombres y mujeres en general», a lo que contribuyen las «diferencias en las profesiones habitualmente realizadas por hombres y mujeres».

Por ello, Fade denuncia que «la brecha salarial se intenta identificar en demasiadas ocasiones política y sindicalmente con la discriminación empresarial, con una clara identificación entre brecha salarial y explotación empresarial, sin fundamento».

Pone Fade el ejemplo de Alemania, Austria, Reino Unido, Finlandia, Islandia o Suiza, que son, pese a sus políticas sociales, los países de la UE que mayor brecha salarial presentan, mientras que «se destacan como ejemplares en brecha salarial Italia, Rumanía, Polonia, Malta o Grecia». También destaca que, por el predominio que hace décadas tenía el empleo masculino, la brecha es mayor cuanto más alta sea la franja de edad. Así, en España la brecha es solo del 5,7% entre los más jóvenes y alcanza el 45,3% en el momento de la jubilación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos