'Triqui', adiós al sindicalista más conciliador

'Triqui', adiós al sindicalista más conciliador
Emilio Huerta, 'Triqui', en la plaza del Ayuntamiento de Oviedo, donde fue concejal. / ÁLEX PIÑA

Fallece, a los 73 años, el que fuera dirigente de CC OO, diputado con el PCA y concejal de IU

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

Fue 'Triqui' desde pequeño, desde que jugaba dando patadas al balón en el barrio de las Calles Nuevas de su Grado natal, y se apagó ayer con ese mismo apodo, a los 73 años, víctima de un cáncer que, salvo en los últimos meses, no le impidió seguir acudiendo a cuantos actos sindicales y políticos le invitaban. Porque Emilio Huerta Rodríguez era un paisano «comprometido» y «muy inquieto». Quienes coincidieron con él en cualquiera de sus etapas como líder sindical de CC OO, diputado regional del PCA o concejal de IU en el Ayuntamiento de Oviedo, ponen el acento en su facilidad para «dialogar y empatizar con todo el mundo».

Estudió maestría industrial en Avilés y entró a trabajar en Ensidesa, donde entró en contacto con una Comisiones Obreras aún sin legalizar. Era 1976 y un año más tarde sería nombrado secretario de Organización con Gerardo Iglesias como secretario general, cargo que ostentaría el propio 'Triqui' desde 1982 a 1996. Sucedió en la cabeza del sindicato a Francisco Javier Suárez, cuando este se incorporó a la dirección del PCA. «Siempre estuvo en la brega, en la lucha sindical y política sin perder su enorme capacidad de conexión humana, y eso tiene mucho mérito», destacaba ayer Suárez.

Durante 13 años fue un sindicalista 'todo terreno'; lo mismo ponía en orden el sindicato que estaba en la primera línea con los piquetes de las huelgas o resolviendo los problemas del día a día de los trabajadores. Pero todos le recuerdan, especialmente, por ser «una buena persona», de «gran nobleza» detrás de su aspecto de hombre duro.

Sabía escuchar y negociar y eso le llevó también a la política. Fue miembro del Comité Central del PCE durante los mandatos de Santiago Carrillo, Gerardo Iglesias y Julio Anguita. Fue parlamentario en representación del PCA durante la primera legislatura democrática hasta 1987. Cuatro años más tarde abandonaría sus cargos políticos. En 2011 fue recuperado para la política por IU en el Ayuntamiento de Oviedo.

En su etapa como sindicalista coincidió con Francisco Prado Alberti, que estuvo al frente de CC OO de Gijón y hoy preside la Fundación Juan Muñiz Zapico. De 'Triqui' resalta su carácter «conciliador». «Se despidió del sindicato en un consejo en el que intuyó que algunos querían un cambio. Él cogió el micrófono sin pensárselo dos veces y dijo: me voy, no molesto. De ahí salió al bar de enfrente y se tomó un cuba libre, «al fin tranquilo. Siguió siendo amigo de todos. Nunca estuvo dolido con nadie».

Tras su dimisión se reincorporó a su puesto de trabajo en Aceralia. «Vuelvo al pecé», le soltó en broma a Eduardo Donaire jugando con las siglas del partido y el ordenador que manejaba en la siderúrgica. También sus 'rivales' de UGT ensalzan su virtud de «diálogo». «A partir de diciembre de 1988, comenzamos a convocar juntos la manifestación del Primero de Mayo. Tuve la gran suerte de que 'Triqui' estuviera en Comisiones. Fue una época dura, la de la reconversión, pero creo que los dos sindicatos lo hicimos bien», reconoce Donaire. Quien fuera secretario de Organización de UGT y senador socialista, José Antonio Alonso, le define como «el mayor unitarista que he conocido del conjunto de la izquierda. Sin él y sin Donaire y Lito, la unidad de acción sindical jamás se hubiera conseguido. Tuvo una capacidad extraordinaria para la negociación, agudeza intelectual y un especial olfato para analizar cualquier conflicto».

Antonio Pino pertenece a la generación siguiente a la de 'Triqui' en CC OO. Opina que el histórico sindicalista «tuvo el acierto de abrir el espacio al diálogo social con la patronal y el Gobierno». «Comisiones pierde un enorme dirigente. Sería bueno que las futuras generaciones se fijaran en él», dijo.

El actual secretario general del sindicato, José Manuel Zapico, que hoy intervendrá, entre otros, en el acto de despedida que se celebrará, a las cuatro de la tarde, en el tanatorio de Los Arenales, en Oviedo, incide en la personalidad de 'Triqui'. «Se nos ha ido un hombre bueno. Nos deja su ejemplo de compromiso con las libertades democráticas y los derechos de la clase trabajadora».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos