El Comercio

Asturias planifica su presupuesto con el límite de déficit más optimista

  • Incluye en sus planes de gasto, pese a no estar garantizados, los 180 millones de euros que Madrid bloquea

El Gobierno asturiano planifica el cierre económico de 2016 y el presupuesto de 2017 atendiendo a los objetivos de déficit más optimistas, que suponen poder movilizar 90 millones de euros adicionales cada año, pese a que esos topes aún no han sido aprobados oficialmente y están vigentes unos límites más restrictivos que no contemplan ese gasto extra. El Ejecutivo espera que finalmente se ratifique la flexibilización de la senda de déficit, pendiente del pronunciamiento favorable del Consejo de Ministros y el Congreso pero con el trámite bloqueado por la parálisis política estatal.

El Principado quiere movilizar el mayor volumen posible de recursos, señaló ayer en la Junta General la consejera de Hacienda, Dolores Carcedo. Pero se topa con el hecho de que el Gobierno central esgrime su provisionalidad para no ratificar los nuevos objetivos de déficit. En abril se aprobó relajar el límite del 0,3% del PIB para este año y situarlo en el 0,7%, así como hacer lo propio con el tope de 2017 y suavizarlo del 0,1% del PIB al 0,5%. El cambio permitiría al Ejecutivo asturiano contar con 90 millones adicionales cada año, 180 entre los dos ejercicios. Pero ese dinero es virtual, no real, porque no se ha oficializado aún.

Pese a ello, y confiado en que la situación se desbloquee, el Gobierno asturiano hace sus cuentas incluyendo esos 180 millones. Con ese fin ha instado al Ministerio de Hacienda a convocar de inmediato una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera en la que trasladar a las comunidades tanto su compromiso de modificar el déficit como la información relativa a los recursos del sistema de financiación que las regiones recibirán en 2017. Sin esa cifra las administraciones autonómicas están confeccionando sus proyectos presupuestarios a ciegas, a partir de estimaciones.

En caso de que el Ministerio de Hacienda haga caso omiso a la petición, Carcedo comprometió que el Gobierno acudirá a dar explicaciones a la Junta General e informar de los escenarios previstos.

Da la sensación de que en los planes del Gobierno en funciones del PP no está la convocatoria de ese Consejo de Política Fiscal. «No tiene pinta» de que esa reunión se vaya a celebrar, razonó, pesimista, el portavoz de IU, Gaspar Llamazares, que fue quien interpeló a Carcedo.

Castigo a las autonomías

Llamazares emplazó al Principado a clarificar sus planes sobre el presupuesto de 2017, sobre todo el futuro de esos 180 millones sujetos al bloqueo de Madrid. También criticó con dureza la actitud del Ejecutivo de Mariano Rajoy, al que reprochó que se haya quedado con el grueso del margen de déficit otorgado por la UE y opte por castigar a comunidades y ayuntamientos, sobre los que recae la prestación de los servicios básicos.