El Comercio

Cinco regiones endosan a sus habitantes casi medio año de renta para pagar la deuda

Sede central del Banco de España en Madrid.
Sede central del Banco de España en Madrid. / R. C.
  • Los habitantes de Comunidad Valenciana, Castilla La Mancha, Cataluña, Baleares y Murcia destinarían entre 106 y 154 días por ejercicio para sofocar su endeudamiento autonómico.

  • Extremadura, Andalucía, Galicia, Asturias y Cantabria saldrían perjudicados por el reparto de la deuda estatal, mientras que Cataluña y Baleares quedarían más compensadas.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha puesto sobre la mesa sus propias balanzas territoriales de deuda pública, en las que se constata la heterogeneidad del endeudamiento asumido por cada comunidad autónoma en los últimos años de crisis. Las regiones del arco mediterráneo son las que mayores compromisos financieros han asumido, y sus habitantes tendrían que soportar el mayor peso de España si abonaran esa deuda pública.

En la Comunidad Valenciana, el importe del endeudamiento supone que cada uno de sus ciudadanos tendría que destinar 154 días al año para pagar la deuda de la Generalitat, esto es, más de cinco meses de trabajo. Le siguen los de Cataluña, con 131 días por ejercicio; a continuación se sitúan los de Castilla La Mancha (132 días), Islas Baleares (112) y Murcia (106 jornadas por año).

Muy por detrás se encontrarían los ciudadanos de regiones con un menor peso en este reparto hipotético de la deuda autonómica: Cantabria (83 días), Extremadura (83), Andalucía (81), Aragón (80), Castilla y León (72), Navarra (67), Asturias (66), La Rioja (66), Canarias (57), Madrid (53) y País Vasco (53 días al año), según los cálculos de la AIReF. El organismo ha relacionado la deuda asumida por cada región en 2016 y el número de habitantes de los diferentes territorios.

Sin embargo, las tornas cambian si a la deuda autonómica se le suma la del Estado -mucho más cuantiosa- y se reparte entre las 17 comunidades autónomas. En este caso, muchos de los habitantes de las regiones con menor renta saldrían perjudicados, al asumir un mayor peso de la deuda central. Así ocurr en Extremadura, donde tendrían que destinar mucho más de un año (hasta 401 días de trabajo) para sufragar ese compromiso. Algo parecido ocurre en Canarias, donde alcanzarían los 323 días. También en Andalucía, con 375 jornadas; Galicia (313); Asturias (311); y Cantabria (310).

Sin embargo, Cataluña saldría beneficiada en este reparto de la deuda, al pasar de 131 días por sus compromisos regionales a las 233 jornadas al año si se suma la parte estatal, muy lejos de las regiones mencionadas anteriormente. Lo mismo ocurriría en Baleares, donde pasarían de 112 a 263 días. En cualquier caso, tanto en Comunidad Valenciana (310 días), como en Murcia (339) y Castilla La Mancha (351) el gasto por habitante y año sería de los más elevados tanto si solo se tiene en cuenta su deuda regional como si se agrega la parte estatal.

Al incorporar la deuda estatal, en Castilla y León destinarían 294 días al año para sufragarla, en Aragón 252, en La Rioja 250, en Navarra 225, en País Vasco 211 y en Madrid, 203 días al año.

El nuevo Observatorio de Deuda puesto en marcha por la AIReF para completar sus análisis sobre el estado de las finanzas públicas calcula que gran parte de las regiones no alcanzará el objetivo de endeudamiento medio del 13% sobre su PIB -en estos momentos se encuentra prácticamente en el doble- más allá del año 2030. Así ocurriría en la Comunidad Valenciana, Cataluña, Castilla La Mancha, Murcia, Baleares, Aragón y Extremadura. Los territorios que antes cumplirían con esa premisa serían los de País Vasco, Madrid, Cantabria, Navarra y Galicia.