El Comercio

Mercedes Fernández: «El impuesto de Sucesiones roza lo confiscatorio»

Mercedes Fernández y Diego Barceló entran en el salón de actos del colegio Jovellanos.
Mercedes Fernández y Diego Barceló entran en el salón de actos del colegio Jovellanos. / CITOULA
  • La líder del PP inicia en Gijón una serie de conferencias para denunciar los efectos de un tributo «que no solo afecta a los ricos»

«El socialismo fracasa cuando se les acaba el dinero de los demás». Con esta frase de Margaret Thatcher ilustró la presidenta del PP asturiano, Mercedes Fernández, lo que para ella son las políticas del Gobierno del Principado en materia tributaria y, especialmente, en lo referente al impuesto de Sucesiones y Donaciones. La líder popular ofreció ayer en el colegio Jovellanos de Gijón la primera de una serie de charlas que va a dar por distintos rincones de la región para explicar la propuesta de su partido en materia fiscal y, en concreto, sobre un tributo contra el que el PP ha emprendido su particular batalla. «Os pedimos colaboración en el ámbito social para que se difunda el planteamiento que hacemos desde la oposición y quizás mañana en un gobierno que podamos liderar. Queremos movilizar a la opinión pública para derogar en parte el impuesto de Sucesiones», señaló Fernández, después de que el economista Diego Barceló presentara un informe sobre el impuesto de Sucesiones en el que censuró que el Principado cuente con el «paquete tributario más gravoso» de España.

Ante un numerosísimo público que dejó pequeño el salón de actos del colegio, Mercedes Fernández repasó las «injusticias de la cesta fiscal» asturiana con ejemplos concretos sobre lo que tiene que pagar un asturiano por una herencia en comparación con comunidades como Cantabria, Galicia o Madrid. «La diferencia es sideral, rozando el carácter confiscatorio», aseguró Mercedes Fernández, que también recalcó que «el tema tributario no solo afecta a los ricos». De hecho, cifró en 18.000 los empleos perdidos por las políticas socialistas entre 2000 y 2015, «que fomentan el exilio fiscal y desincentivan la inversión y la creación de empresas».

La líder popular recordó que Asturias es la comunidad en la que más herencias se rechazan y defendió que, con frecuencia, se trata de importes medios, porque aquellos que tienen una mayor capacidad económica se empadronan en otras comunidades y, con ello, «dejan de pagar también el IRPF o el IVA en Asturias», apuntó. En este sentido, calificó el discurso socialista de «poco inteligente, hipócrita y poco solidario», porque carga el peso de los impuestos sobre las clases medias, mientras mantiene costosas fundaciones e instituciones «que no revierten en la sociedad».