El Comercio

«Bajar impuestos crea empleo», dice el secretario de Estado de Hacienda

Miguel Ferre y Carmen Moriyón, al inicio de la jornada de los inspectores de Hacienda.
Miguel Ferre y Carmen Moriyón, al inicio de la jornada de los inspectores de Hacienda. / PALOMA UCHA
  • Miguel Ferre cree que son las comunidades autónomas quienes deben decidir sobre la armonización del Impuesto de Sucesiones

Repitió la palabra «respeto» y no se salió del guión al ser preguntado por el Impuesto de Sucesiones, más gravoso en unas comunidades que en otras, como es el caso de Asturias, la segunda autonomía -solo superada por Andalucía- donde más se paga a la hora de heredar. El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, afirmó ayer en Gijón, que cualquier modificación compete al Principado. «Se trata de un impuesto cedido y fijar los tipos corresponde a cada comunidad. Yo respeto lo que cada autonomía quiera hacer con su política tributaria para conseguir sus objetivos», dijo. Ahora bien, apelando al Gobierno central, recordó que «cuando ha habido excedente presupuestario en 2015, lo que hemos hecho es poner en marcha una reforma fiscal, bajar impuestos, y creemos que ha sido elemental para la recuperación económica y el empleo».

A su juicio, «cualquier modificación de los impuestos cedidos tiene que analizarse globalmente, con el conjunto del sistema de financiación autonómico. En ese marco podría tener sentido o no plantearse medidas de armonización». Así, por tanto, sugirió que el debate sobre Sucesiones se realice de forma conjunta entre las autonomías.

Ferre realizó estas declaraciones tras inaugurar el XXVI Congreso de la Asociación Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado, donde realizó un balance «positivo» del ejercicio de 2015. Destacó el «récord histórico» en la recaudación como resultado de la labor de prevención y lucha contra el fraude fiscal, al obtenerse 15.664 millones de euros, que se ingresaron en los presupuestos generales del Estado. De ellos, 209,8 millones se obtuvieron en Asturias, un 7,15% más que en 2014.

Cerca de la mitad de la recaudación alcanzada fue fruto de la actuación inspectora en grandes empresas, la lucha contra la economía sumergida y las visitas presenciales de inspectores. Más de 200 de ellos se dan cita en el congreso que, bajo el título 'Fraude fiscal: nuevos instrumentos de lucha. Cuantificación', se celebra en el Palacio de Congresos de la Feria Internacional de Muestras de Asturias, en Gijón.

«Aún queda mucho por hacer. Estamos en un camino que no tiene vuelta atrás», aseguró Ferre, e hizo un llamamiento a «recuperar la conciencia cívica y condenar el fraude fiscal». A su juicio, la Hacienda pública es unas de las instituciones mejor valoradas en España por su «eficacia y neutralidad» y pidió al futuro Gobierno que impulse leyes «que permitan que el trabajo se desarrolle adecuadamente».

Ferre está convencido de que la lucha contra el fraude fiscal se ha convertido en un «objetivo político y social» en el conjunto del país y calificó de «buena noticia» que todas las formaciones reconozcan la importancia de la reducción de las bolsas de la economía sumergida.

Aportó más datos. Recordó que la Agencia Tributaria ha hecho aflorar casi 130.000 millones en bienes y derechos en el extranjero desde que entró en vigor el modelo 720, es decir, un aumento de 50.000 millones respecto a 2007 en la base imponible del impuesto de patrimonio. Ferre destacó, además, que la base imponible del impuesto sobre el patrimonio se ha elevado en otros 24.000 millones gracias a lo declarado en la amnistía fiscal de 2012, que permitió aflorar patrimonios ocultos sin sanción y a un tipo único del 10%.