Asturias, una de las regiones que más grava a las rentas bajas y a las que superan los 70.000 euros

Presentación del 'Informe sobre el panorama de la fiscalidad autonómica'./Álex Piña
Presentación del 'Informe sobre el panorama de la fiscalidad autonómica'. / Álex Piña

Los impuestos propios son una «escasa fuente de financiación» para el Principado, según revela un informe del Colegio de Economistas

EFE

El 'Informe sobre el panorama de la fiscalidad autonómica', elaborado por elaborado por el Colegio de Economistas de Asturias y Registro de Economistas Asesores Fiscales concluye que Asturias se encuentra entre las regiones que más gravan a las rentas bajas y muy altas (por encima de los 70.000 euros) y que trata mejor a las medias y altas (entre 30.000 y 70.000 euros). El documento recoge datos a nivel nacional sobre el sistema de financiación autonómico centrándose en el impuesto sobre la renta (IRPF), el de Patrimonio, el de Sucesiones y Donaciones y el de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, y establece comparativas con regiones colindantes con el Principado.

Tras un análisis de los datos el informe concluye que las diferencias a la hora de pagar el IRPF no son "tan significativas" como para que los asturianos trasladasen su domicilio a cualquiera de las regiones con las que colinda, aunque en el caso de rentas "muy elevadas" sí que podría interesar el traslado a Galicia. Unas conclusiones aplicables al resto de impuestos analizados, ya que el Principado presenta unos datos similares a comunidades como Galicia, Cantabria o Castilla y León y, tan solo en el impuesto de Sucesiones para rentas inferiores a 300.000 euros, caso en el que los asturianos están exentos de pagar, presentaría una situación ventajosa respecto a sus regiones vecinas.

Además, el informe presenta datos a nivel nacional, que demuestran que las comunidades utilizan "en exceso" su capacidad normativa en tributos propios y cedidos, y que estos cambios suponen una dificultad a la hora de realizar un control, ha subrayado el decano del Colegio de Economistas de Asturias.

En este sentido, apunta que los impuestos propios son una "escasa fuente de financiación" ya que suponen el 2,2% de la recaudación tributaria, un 3,5% en Asturias, y el 78,8% de ésta se recauda a través del agua. Sobre este asunto, los autores han incidido en que el 82% de los ingresos provienen de los impuestos más importantes como la renta, el IVA o los tributos especiales, todos ellos estatales, lo que demuestra la "poca autonomía financiera" de las regiones.

Además, el documento realiza una comparativa recaudatoria a nivel nacional respecto a los datos previos a la crisis, con los de 2007, que demuestran que la economía funciona y "recauda bien", ya que la recaudación de la renta ha pasado de 72.000 a 78.000 millones. Por último, el estudio lamenta que se tocan mucho los impuestos "para nada", ya que las modificaciones afectan a pequeños colectivos y "no son eficaces".

Además, plantea soluciones como el análisis del gasto en litigios que suponen los cambios, que debería ser obligatoria la realización de un análisis coste-beneficio previo a la implantación del impuesto y establecer un patrón común para que los tributos graven lo mismo, ya que la "jungla" actual complica el conocimiento fiscal.

La presentación del informe se ha realizado en el Colegio de Economistas de Asturias, y ha corrido a cargo de su decano, Miguel de la Fuente, del decano del Colegio de Titulados Mercantiles de Asturias, José Antonio Sierra, del presidente de REAF-REGAF, Jesús Sanmartín, del secretario técnico del REAF-REGAF, Luis del Amo, y del jefe de gabinete de estudios del REAF-REGAF, Rubén Gimeno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos