El empresario minero Rodolfo Cachero vuelve a la cárcel por ocho delitos fiscales

Cachero, en febrero de 2016, tras declarar en el juzgado por la causa que ahora le lleva a prisión. /  MARIO ROJAS
Cachero, en febrero de 2016, tras declarar en el juzgado por la causa que ahora le lleva a prisión. / MARIO ROJAS

Tendrá que cumplir una pena de 30 meses y se le aparta de la gestión de Asturleonesa, que queda en manos de la administración concursal

S. B. GIJÓN.

Rodolfo Cachero Pereda, el empresario asturiano que se comprometió a reflotar Minera Asturleonesa S. A., tiene que cumplir una pena de cárcel de 30 meses por ocho delitos fiscales agravados por reincidencia cuando era dueño de Coto Minero Jove (Jovesa).

En sendos autos dictados el pasado mes de julio y a los que ha tenido acceso este periódico, el Juzgado Mercantil número 2 de Oviedo acuerda retirarle como administrador de la firma minera y el Juzgado de lo Penal número 3 ordena su «inmediata detención e ingreso en prisión» por defraudar a la Hacienda Pública en la gestión de Jovesa entre 2002 y 2004.

En el primero de los autos dictado el pasado día 31 de julio se acuerda «suspender las facultades de administración de Rodolfo Cachero como administrado de la Compañía Minera Asturleonesa, las cuales pasarán a ser ejercidas por la administración concursal».

Este auto es consecuencia de otro dictado de forma previa el día 10 de julio por el Juzgado de lo Penal número 3 y en el que se decreta la «detención e ingreso en prisión» del empresario con el fin de que éste cumpla con una pena de cárcel de 30 meses por ocho delitos fiscales agravados por reincidencia.

Fano, cooperador necesario

La misma sentencia condena también al entonces administrador único de Jovesa, Manuel José Fano Méndez, como autor de los delitos contra la Hacienda Pública y por los que debe responder como cooperador necesario, aunque también le aplica la atenuante de dilación indebida, considerada por el tribunal como muy cualificada. Por ello, Fano, que había sido condenado en primera instancia a dos años de prisión, lo es ahora a un año (seis meses por cada delito).

Ya en febrero de este año, la sección segunda de la Audiencia Provincial de Asturias había condenado a Cachero a 80 meses de prisión en virtud de ocho penas de diez meses cada una por otros tantos delitos contra la Hacienda Pública en la gestión de Jovesa.

La sentencia reduce la pena que le había sido impuesta por los mismos motivos el 26 de febrero de 2016 en primera instancia (entonces había sido condenado a un año de prisión por cada uno de los delitos) al estimar el atenuante de dilación indebida en el proceso. El fallo no era recurrible, según establecía la resolución, por lo que se ejecutará la orden de ingreso en prisión. En aplicación del Código Penal vigente, el tiempo efectivo de permanencia en prisión no podrá exceder de 30 meses: el triple de la mayor de las penas impuestas.

Se trata de la segunda ocasión que Cachero acaba en la cárcel. En el año 2000 ya fue condenado por otro fraude tributario a cuatro años y ocho meses de prisión y al pago de más de dos millones de euros por no pagar a Hacienda algo más de un millón. Utilizó facturas falsas para desgravar el IVA a través de Jovesa. Tras varios recursos judiciales, el Constitucional desestimó sus recursos de amparo. Fue entonces cuando protagonizó una huida que saltó a los medios de comunicación nacionales. En mayo de 2001, el empresario, tras ser reconocido por dos policías, huyó a toda velocidad con su coche alquilado. En la huida arrolló a uno de los agentes. La persecución llegó hasta Pravia, donde los consiguió despistar. Tres meses después, Cachero fue finalmente detenido en Marbella y de allí ingresó directamente en la cárcel de Alcalá-Meco.

Cachero ha tenido intereses en sectores como minería, distribución de bebidas, construcción, hoteles o servicios aeroportuarios.

Fotos

Vídeos