Francisco González: «En el futuro habrá empleos que hoy no podemos ni imaginar»

El presidente de BBVA, Francisco González, en Singapur. / E. C.
El presidente de BBVA, Francisco González, en Singapur. / E. C.

Asegura que los puestos de trabajo serán más productivos y tendrán por ello salarios más elevados, pero indica que habrá que eliminar los empleos obsoletos

O. V. GIJÓN.

El presidente de BBVA, Francisco González, acaba de exponer en Singapur su visión sobre las implicaciones que tendrá la revolución tecnológica actualmente en marcha en la estructura económica y social del mundo del siglo XXI. González, que intervino en el encuentro anual del Comité Asesor Internacional de la Autoridad Monetaria de Singapur, indicó que «la transformación tecnológica y digital es una oportunidad extraordinaria, pero es fundamental una gestión activa de los cambios que implica para garantizar la igualdad de oportunidades y la traslación a toda la sociedad de sus enormes beneficios, ventajas y posibilidades».

Las sociedades más digitalizadas -como los países nórdicos- o economías con mayor intensidad en el uso de robots -como Japón o el propio Singapur- tienen unas tasas de paro muy bajas, explicó el presidente de BBVA.

En 2016, el paro en Estados Unidos era prácticamente idéntico, en tasa, al registrado a principios del siglo XX, a pesar del aumento de la productividad, del crecimiento de la población y del aumento de la población activa, recordó.

En el mismo periodo, la renta per cápita estadounidense se multiplicó por 7,4. La experiencia de todos esos países nos enseña cómo el progreso técnico se traduce en un mayor bienestar social, afirmó el presidente del BBVA.

Robots para vivir mejor

«Yo soy un tecno-optimista», dijo Francisco González. «Los robots, la inteligencia artificial o el 'big data' sustituirán algunos puestos, pero se crearán otros mejores. En el futuro habrá nuevos empleos que hoy no podemos ni imaginar», vaticinó el presidente del BBVA. Más aún, González indicó que «muchos empleos serán más productivos, con lo que tendrán salarios más elevados». Ello no obsta para que haya dificultades sociales en el proceso de adaptación a la nueva economía: «Habrá un período de transición. Lo esencial es gestionar el cambio, proteger a las personas y no los puestos de trabajo que queden obsoletos o las estructuras que impidan el progreso. La inversión en capital humano, la gestión del talento, las políticas activas de empleo y la visión a largo plazo van a ser esenciales en este proceso».

La defensa de la formación profunda, con amplias miras y especializada estuvo presente en su discurso: «Hay una enorme demanda insatisfecha de perfiles técnicos y esa brecha se puede eliminar a través de la formación, que debería basarse en información extraída del sector privado», dijo Francisco González.

En su opinión, la transformación tecnológica ofrece tales ventajas que es imparable, como demuestra la propia experiencia de BBVA: «En cuanto un cliente prueba nuestras aplicaciones ya no hay marcha atrás. En julio, por primera vez se vendieron más de un millón de unidades en un mes por canales digitales. También en julio superamos los 20 millones de clientes digitales, lo que supone una penetración del 40%» en el mercado.

La reunión del Comité Asesor Internacional de la Autoridad Monetaria de Singapur centró su debate en la transformación de los servicios financieros, la digitalización y el futuro del empleo, entre otros temas. El presidente de BBVA es el único español que forma parte de dicho comité, del que también son miembros Axel Weber (UBS), Bill Winters (Standard Chartered), Jean Lemierre (BNP), John Cryan (Deutsche Bank) y Nobuyuki Hirano (The Bank of Tokyo-Mitsubishi UFJ).

Fotos

Vídeos