«'Triqui' era un dirigente que logró hacer historia con sus propias manos»

Pipo Estrada, José Manuel Zapico y Gerardo Iglesias aplauden a Antonio Gutiérrez tras su intervención en la despedida de Triqui. / P. LORENZANA
Pipo Estrada, José Manuel Zapico y Gerardo Iglesias aplauden a Antonio Gutiérrez tras su intervención en la despedida de Triqui. / P. LORENZANA

Gerardo Iglesias, Antonio Gutiérrez y José Manuel Zapico ensalzan la figura del líder de CC OO en un multitudinario acto de despedida en Oviedo

Paloma Lamadrid
PALOMA LAMADRIDGijón

«No me va a resultar fácil articular palabras para despedir a un amigo entrañable porque no hubiera querido hacerlo nunca». Así fue. A Gerardo Iglesias, ex secretario general del PCE y fundador de IU, le costó hablar ante las decenas de personas que abarrotaron la capilla del ovetense tanatorio de Los Arenales, pero sacó fuerzas de flaqueza para ensalzar la figura de Emilio Huerta Rodríguez, 'Triqui', fallecido el pasado martes, a los 73 años, como consecuencia de un cáncer. «Era una persona buena, un militante de izquierdas consecuente, un hombre dialogante», enumeró emocionado.

El antiguo dirigente de CC OO, diputado con el PCA y concejal de IU en Oviedo «luchó por la causa de los trabajadores porque es lo que llevaba dentro». Iglesias mantenía una estrecha relación con 'Triqui'. Incluso, como él mismo contó en el acto de despedida, compartieron piso «durante una larga temporada» en la capital asturiana. También estuvo a su lado en sus últimos días. «Afrontó ese tiempo con una entereza increíble», aunque «sabía que le quedaba poco». Pese al intenso dolor, Iglesias animó a familias, amigos y compañeros a «seguir adelante por el camino que recorrió 'Triqui'». Y más ahora «que se ha venido abajo la gran mafia de la corrupción encabezada por Mariano Rajoy». También le dedicó unas cariñosas palabras Antonio Gutiérrez, ex secretario general de CC OO en España. Recordó como 'Triqui' cogía de la mano a sus interlocutores, «enseñando sin darte a entender que eras un pobre alumno». Y como, en una de sus últimas conversaciones, estuvieron «tres segundos hablando de la enfermedad y tres horas hablando de la vida». Gutiérrez destacó que el sindicalista había ejercido los cargos que desempeñó «de la manera más saludable, con conciencia de que eran efímeros, porque así es como mejor se sirve».

Entrega de la bandera

Por su parte, el secretario general de CC OO en Asturias, José Manuel Zapico, lamentó la pérdida de figuras históricas del sindicalismo. «Nos estamos quedando huérfanos de referentes humanos extraordinarios, de Camacho a 'Triqui', que lo dieron todo» en la lucha por los derechos de los trabajadores, apuntó. «Era un compañero inteligente y audaz, un dirigente que hizo historia con sus propias manos», destacó.

Zapico, que entregó la bandera del sindicato al hijo de 'Triqui', también quiso rendir homenaje al fallecido y cumplir lo que dejó escrito en su propia esquela: «Te vamos a hacer caso e ir a tomar unos culetes de sidra en tertulias interminables».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos